lunes, 21 de enero de 2013

Crecida del río Ebro (21-01-2013)


El pasado sábado 19 de enero, cuando me acerqué con la cámara a la ribera, me acordé del popular pasodoble "Sierra de Luna" y sobre todo de su inicio:
"El Ebro guarda silencio al pasar por el Pilar
la Virgen está dormida y no la quiere despertar"
Pues bien, ese día el río de los Íberos no estaba nada respetuoso con la Virgen pues su cauce rugía con bastante fuerza. Dicen que no es la riada más fuerte, el sábado a mediodía llegaba el nivel justo a los 4 metros y esta tarde, 21 de enero, sobrepasaba los 4,50 metros. En ambas ocasiones capté algunas imágenes que son las que aparecen en esta entrada y en el siguiente enlace:

Gracias a Faustino Casamayor sabemos que a finales de septiembre de 1787 hubo lo que hoy diríamos "Una tormenta perfecta" en los Pirineos. Producto de esa gota fría, el día 26 de setiembre hubo una crecida "muy furiosa que cogió toda la arboleda hasta las Balsas, haciendo mucho daño en las Eras y sus fajinas, cosa no vista en este tiempo". Escribe que el Bocal del Canal Imperial se llevó también otro barrio de casas y mucha madera de aquellas obras. La extraordinaria avenida del 24 de septiembre de mil setecientos ochenta y siete, que inundó la ciudad de Sangüesa, inutilizó la mayor parte de todas aquellas obras cuyo perjuicio o daño se calculó en cuarenta mil pesos, por la mucha porción de maderas que tenía sobre las aguas que arrastraron sus corrientes fuera del curso regular. "Lo que fue causa de bajar tanta madera por el Ebro y hortalizas que se hace increíble, permaneciendo así hasta el 27 al medio día que empezó a menguar".
El Gállego vino de mar y mar llevándose el puente de Zuera que aun no tenía 4 años, haciendo mucho daño en el soto de Cogullada y demás campos.

El día 5 de octubre volvió a crecer el Ebro, había de llegar a igualar la antecedente pero fue más corta aunque transitó bajo mucha madera y otros. El día 8 por la mañana fue aviso que el Gállego había hecho una furiosa salida pocas veces vista, pues llegaba el agua a pasar por encima del piso del puente y a coger todos bastones que hay en el camino del pontón hasta la torre nombrada del General y, por el camino de Cogullada hasta la cerca del partidero. Atemorizando ver tanta agua que hacia retroceder la del Ebro, aunque este venia mas que mediano y apenas corría por lo que reunido al Real Acuerdo y Ayuntamiento se tomaron cuantas provincias se tuvieron por convenientes, mandando ir a las torres inundadas a sacar las gentes. El Gállego comenzó a menguar al mediodía y a las dos de la tarde arrancó dos arcadas del puente, dejando inutilizadas las demás, batiendo la casa de los guardas y haciendo notable daño en todas sus inmediaciones. "Se resultó que cuantos venían, se tenían que ir a Villamayor a esperar el paso, el que no pudo verificarse hasta el día siguiente en que pasaron los correos de Cataluña y Huesca".
El día 9 por la tarde empezó a crecer el Ebro, poniendo a toda la Ciudad en sumo cuidado, por lo que dispuso el Ayuntamiento que 8 arquitectos y otros 8 carpinteros con sus oficiales, "estuviesen prontos y a la ruina" por si fuesen necesarios. Al día siguiente tomó mas agua el río, hasta cubrir "la argolla de la 2ª arcada del Puente de Piedra", bajando al mismo tiempo tanta madera, broza y hortalizas que atemorizaba. En este conflicto, habiéndose reunido el Cabildo en Sesión Extraordinaria dispuso exponer a SDM. Procesionar hasta el Altar Mayor del Pilar y dejar abiertas las puertas de las iglesias durante toda la noche, así como sacar a la orilla del río "el Simulacro de plata de Santa Ana y otras Imagenes" del Convento del Santo Sepulcro. Junto a la puerta de éste, se hizo una estacada para evitar se comunicase el agua por el pretil a la ciudad. A las cinco de la mañana empezó a menguar y a calmar la tribulación del vecindario que llegó a creerse una gran designación.
El daño que hizo en las inmediaciones de Zaragoza, caminos y viñas llevando sus aguas hasta cerca de Juslibol, es increíble y en el puente de tablas, arrancó los cuchillos de la 3ª arcada al lado del convento de Jesús.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tributo de las tres vacas

Los alcaldes roncaleses y baretoneses ante la piedra de San Martín Como viene sucediendo año tras año desde hace casi siete siglos, e...