sábado, 24 de agosto de 2013

Miguel Allué Salvador

Foto de José Luis Ona

En anteriores entradas he hablado de Miguel Allué Salvador, como impulsor y mentor del antiguo Grupo Escolar Villanovense. A parte de las vinculaciones personales que le unían a la localidad, entre las que se deben destacar la amistad con Tomás Alvira Belzunce y ser un importante propietario-terrateniente en su huerta, Don Miguel siempre tuvo un trato amable y de consideración con algunos de sus vecinos. Nació en Zaragoza en 1885, se licenció en Filosofía y Derecho, doctorándose en ambas disciplinas. Fue profesor en la Universidad de Zaragoza y Catedrático en el Instituto de Enseñanza Media (futuro Goya). Miembro y posteriormente presidente de la Academia de San Luis de Zaragoza. Secretario del Congreso Internacional sobre la Guerra de Independencia que se celebró durante la Exposición Hispano-Francesa de 1908. A su trabajo se debe la fundación en 1925 de la Residencia de Estudiantes de la Universidad de Zaragoza. En 1927 es nombrado Alcalde de su ciudad, cargo en el que permanece tan apenas un año.

Revista: Figuras del Profesorado 1962
 Desplegó una intensa actividad ciudadana y entre las múltiples obras municipales realizadas destaca la celebración del Centenario de Goya, la apertura del Ensanche de Gran Vía, la terminación de la urbanización de la antigua Huerta de Santa Engracia, ampliación del Parque de Buenavista, creación de nuevos depósitos de agua, nueva pavimentación del paseo de Independencia y otras vías urbanas. En 1929 es nombrado director general de Enseñanza Superior y Secundaria en el Ministerio de Instrucción Pública, hasta marzo de 1930. Con el cambio de régimen dejó de actuar en la vida pública, volviendo a la enseñanza. A los pocos días del levantamiento militar en 1936 es nombrado presidente de Diputación provincial de Zaragoza, permaneciendo en dicho puesto hasta 1940, año en que traslada su cátedra a Madrid. En la Capital de España ocupará la Dirección de Confederación de Cajas de Ahorro y el Instituto de Crédito de la misma Confederación. Fue en Madrid donde falleció en 1962.
Aunque se le vincula con la Dictadura Franquista, en la que indudablemente ocupó puestos de importante responsabilidad, su actividad pública en Aragón es anterior incluso a la República y en otra Dictadura, en este caso la de Primo de Rivera y de ahí los recuerdos que todavía permanecen a su memoria. Esto no exime de pensar en Allué Salvador como una persona de ideas bastante conservadoras, perteneciente a aquella burguesía zaragozana del primer tercio del XX que, siendo liberal en algunos aspectos, aceptaron el Régimen del 36.
La primera vez que vi este busto, hace muchos años, y vi que se trataba del Señor que llevaba el nismo nombre que las escuelas de mi pueblo, me impactó; ¿Quien era ese señor tan importante que tenía un monumento en Zaragoza y que además era el que había hecho las Escuelas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario