sábado, 4 de octubre de 2014

Doña Leonor y las torres del Pilar

El Pilar desde la arboleda de Macanaz, al otro lado del río Ebro, las torres de don Paco y doña Leonor en primerplano

El sábado 25 de noviembre de 1961 fueron inauguradas las dos últimas torres que le faltaban al Pilar, las más próximas al Ebro. La ceremonia fue brillantísima a pesar de la intensa lluvia que caía sobre Zaragoza. Fueron bendecidas por el Cardenal Arzobispo de Tarragona el Doctor Arriba y Castro, y contó con la presencia del Nuncio de Juan XXIII, entonces Papa, por cierto se inauguraron ese día por ser el cumpleaños del Pontífice. A las representaciones políticas y sociales de la ciudad se sumaron también las nacionales, no obstante el gobierno franquista había colaborado en la construcción dentro también de una campaña iniciada con el fin de relanzar el sentimiento religioso popular con el Nacional catolicismo.

Se celebró una misa presidida por el entonces Arzobispo de Zaragoza Don Casimiro Morcillo y tras ésta se organizó una procesión que rodeó el templo y, bajo un fuerte aguacero como hemos dicho, el Cardenal procedió a bendecir la obra. La primera torre en serlo fue la situada en el noroeste, la del ascensor, pareja a la torre más antigua del templo y a la que se impuso el nombre de San Francisco de Borja, seguidamente se procedió de bendecir la levantada en honor de Santa Leonor y que está situada junto al Ayuntamiento. Una vez terminada la ceremonia la comitiva regresó al interior del Templo y en la Santa Capilla se entonó una Salve.
¿Porque se pusieron estos nombres a las torres? Porque correspondía a los nombres de los donantes, un importante matrimonio Zaragozano del que solo vio acabadas ambas torres la mujer. Dª. Leonor Salas más conocida popularmente como la Viuda de Urzaiz.

Una vez concluidos los actos litúrgicos, todas las autoridades y personalidades presentes salieron de nuevo a la plaza donde se realizó un festival de jota (parece ser que había escampado) tras el cual se realizó un banquete en el palacio arzobispal durante el cual, el Dr. Morcillo, anunció que el Papa había concedido a Dª. Leonor la medalla “Cruz pro Eclesia et Pontífice” además, Juan XXIII reconoció que había visitado hacía años el Pilar, santuario del que guardaba un grato recuerdo (por tanto se confirmaba que el entonces cardenal Roncali visitó España antes de ser Pontífice). Por la tarde, en el Teatro Principal, hubo un acto en el que se ensalzó a la figura y obra de Dª. Leonor Sala. El día acabó con una exhibición de fuegos artificiales.
 
Don Paco y doña Leonor en los toros (gentileza del blog Movera y sus gentes) en este barrio zaragozano poseían una torre con plaza de toros incluida.
Leonor Sala Ruiz había nacido en Zaragoza el 29 de mayo de 1877, fue bautizada en la Parroquia de San Felipe, cerca de la Torre nueva. Se educó, como todas señoritas bien de Zaragoza en el colegio del Sagrado Corazón. A los 18 años, es decir el 8 de mayo de 1896 contrajo matrimonio con un noble de origen andaluz, D. Francisco de Borja Urzaiz y Cavero, que estaba emparentado con la nobleza aragonesa ya que don Paco, que era sevillano, había quedado huérfano de madre y fue recogido por una tía suya que era esposa del Conde de Fuentes y de ahí que viniera Zaragoza. El matrimonio no tuvo hijos pero eso sí mucho dinero y muchas propiedades. Don Paco fue durante muchos años delegado de Hacienda en Zaragoza y poseyó muy buenas relaciones entre la alta sociedad aragonesa, su hermano pequeño, de padre, Mariano, contrajo matrimonio con la Duquesa de Villahermosa Pilar Azlor y Aragón y el Coronel Valenzuela, muerto en la Legión y también enterrado en el Pilar, era su sobrino. Dª Leonor poseía numerosas fincas y propiedades inmobiliarias y dos hermanas más, Estefanía y Natividad, Estefanía estuvo casada con el General Rañoy que tuvo especial relevancia durante la guerra civil, ya que estuvo al mando de la Capitanía General tras la muerte de Cabanellas. Fue el matrimonio Urzaiz precisamente quien introdujo a Franco en la sociedad zaragozana cuando éste estuvo como Director de la Academia General Militar y de ahí vino una importante amistad, se dice que la viuda de Urzaiz llamaba directamente al Caudillo para recaudar fondos con el fin de levantar las torres.

Doña Leonor fue presidenta durante muchos años de la Cruz Roja en Zaragoza, de echo fue su introductora en la ciudad y se preocupó porque esta institución tuviera un hospital. Apoyó un patronato llamado de la “Obra antituberculosa” y llevó a cabo muchas obras de caridad, para ello organizaba fiestas y reuniones sociales con fin de recaudar dinero, lo que le dio muy pronto bastante popularidad entre la sociedad local. Pero hay algo que la gente no sabe y es que, con su dinero, apoyó los estudios de muchos zaragozanos que no tenían medios para sacar una carrera delante siendo también un importante mecenas. Era también frecuente que en los salones de su casa, en la calle Alfonso, muy cerca del Pilar y junto un pequeño arco que da a la calle de las once esquinas, se organizaran todo tipo de actos culturales. Era muy aficionada a la poesía y en la prensa local solían hacerse referencia a estas tertulias que se celebraban en su casa. Valga como ejemplo esta reseña publicada en los años cincuenta:
“Como todos los años por estas fechas, la excelentísima señora doña Leonor Sala, viuda de Urzaiz, abrió en la tarde de ayer los salones de su casa en la calle de Alfonso para recibir a muchas de sus amistades y ofrecerles una merienda con el refinamiento y delicadeza en ella proverbiales. Algunas damas de su familia e intimidad le secundaron con toda gentileza en la misión de hacer los honores a las personalidades invitadas, entre las que figuraban las primeras autoridades.” (Herado de Aragón 7 de enero de 1957).

La plaza del Pilar en plena construcción de las torres y del Ayuntamiento, (Gentileza de Jesús de Blas)
Una imagen habitual del matrimonio Urzaiz era verlos pasear en coche de caballos o ir a los toros, espectáculo del que eran muy aficionados, se dice que fue el último carruaje de estas características que circuló por Zaragoza, hace años yo solía ir a una cafetería que estaba en la calle Casa Jiménez que se llamaba “La Cochera” y se llamaba así porque tras la barra se encontraba una berlina en cuyo interior estaba ubicada la cafetera del bar, pues bien ese carruaje perteneció a Dª. Leonor, el bar ya está cerrado y no sé que vida habrá llevado la berlina.

Con motivo de las bodas de oro del matrimonio, éstos decidieron regalar a la ciudad las dos torres que le faltaban al Pilar, poco después hicieron la propuesta oficial al Arzobispado pero con tan mala suerte que D. Paco murió justo un año después, el 26 de julio de 1947, quedando sola Leonor en la tarea de levantarlas y encargó al arquitecto Miguel Ángel Navarro el proyecto. Se puso la primera piedra el 11 de diciembre de 1949. El 2 de enero de 1962 en el Palacio Arzobispal, se le impuso la medalla Pro Eclesia, acto al que acudieron todas autoridades zaragozanas, con su Alcalde al frente, quien le impuso la medalla de oro de la ciudad, pues bien, en la prensa del día siguiente se dice que al comienzo del acto se dio lectura del acta de la sesión municipal por la que el Ayuntamiento acordó, por aclamación, conceder la medalla a Dª. Leonor, he estado mirando todas las actas del Ayuntamiento de Zaragoza por esas fechas y no he visto una sola referencia a tal decisión, se dice también, que el Secretario de la Corporación dio lectura a ese acta, que es extensísima, ya que se detalla la vida de los Urzaiz y la construcción de las torres, pues bien, tampoco hay noticia. Pedí entonces la relación de todas las medallas de oro de Zaragoza desde 1938, y tampoco aparecen ni D. Paco, ni su esposa. Con lo cual no se bien qué le dieron a esta mujer.
 
Doña Leonor el día que le fue impuesta la medalla Pro Eclesia
Dª. Leonor falleció el 13 de noviembre de 1962, su muerte fue muy similar a la del Papa Juan Pablo II ya que en cuanto se corrió la noticia de que estaba gravísima la multitud se agolpó a las puertas de su casa para interesarse por su salud, tanto es así que hubo que colocarse un libro en el que la gente firmaba interesándose por ella. Ni que decir sus funerales fueron una impresionante manifestación de duelo, sus restos fueron enterrados, junto con los de su esposo, en una de las torres que ella sufragó, justo la que se encuentra junto a la capilla de Santiago en el Pilar y que está situada más cerca del Ayuntamiento, precisamente la llamada Santa Leonor. Aunque mis últimas noticias son que han sido trasladados a la Cripta que está bajo la Santa Capilla, seguramente por seguridad, ya que hace unos años esa torre tuvo problemas de solidez.

Se da la circunstancia de que el padre de Dª. Leonor, Alejandro Sala, fue el Alcalde de Zaragoza a quién él tocó firmar el derribo de la Torre nueva. Este señor parece ser que
 “mediática” que obligó al Ayuntamiento a tal efecto, es más D. Alejandro siempre se planteó la posibilidad de poder reconstruir la Torre nueva. Proyecto que fue recogido por su hija, aunque de otra manera y es que Zaragoza todavía no se ha recuperado de aquella medida tan absurda como incomprensible.
La novelista Ángeles de Irisarri escribió una novela hace unos años sobre una dama zaragozana de principios del siglo XX que bien puede retratar lo que era la vida de doña Leonor. El Diario ABC de Madrid, con motivo de su muerte, hizo una reseña de la vida y obra de la Viuda de Urzaiz en al que destacaba que para la construcción de las dos torres se invirtieron 70.000 jornales y se gastaron 25 millones de pesetas. Quizás una semblanza de lo que fue en vida Leonor Sala la podemos encontrar en dos anécdotas de su vida, una fue durante la República, cuando el Ayuntamiento de Zaragoza, entonces presidido por el Radical Manuel Banzo, decidió retirar la imagen de la Virgen del Pilar del Salón de plenos. El matrimonio se presentó ante el Alcalde en su despacho y reclamó la imagen que se encontraba en los almacenes municipales, don Paco se dice que casi llega a las manos con el Edil. Pocos días después doña Leonor se presentó ante la Alcaldía con treinta mil firmas solicitando que se restituyera a la Virgen en su lugar de honor. Otro documento interesante la encontremos en el epitafio que eligió para su sepulcro:

Como el hacer dos torres
es tan poco para ganar el cielo
tú, el que seas, que estés ante el sepulcro
de los que por amor las ofrecieron,
no te alejes de aquí sin que de tus labios presto
recen por el descanso de sus almas
la valiosa oración de un Padrenuestro.

1 comentario:

  1. Estefania Sala no estuvo casada con el general Rañoy. Era su hermana Natividad la esposa del general . Por cierto Natividad cuando se referiría a Franco decía "ese generalillo" con una mueca reticente.
    Se lo dice alguien que conoció a Nati y a Fany pues eran tias abuelas mías,hermanas de mi abuela paterna ala que no conocí pues murió de sobre parto a los 22 años. A Leonor tampoco la conocí . Ninguna, excepto mi abuela,tuvieron hijos.

    ResponderEliminar

Almenara de San Martín en el Canal Imperial de Aragón

Almenara de San Martín entre Pinseque y Grisén, junto al acueducto del Jalón. La ilustración es posible que sea de mediados del siglo XIX ...