lunes, 17 de noviembre de 2014

Casino de Muel (Zaragoza)


Hacía días que quería ir a Muel (Zaragoza) por dos razones básicamente, una la diré más adelante y la otra la expondré hoy: Hace años investigué en los archivos de la Diputación Provincial sobre los espacios de sociabilidad en la provincia de Zaragoza (vulgo; casinos) y me llamó la atención un suceso ocurrido en 1875, tras finalizar el Sexenio revolucionario y la Restauración de Alfonso XII. Es un suceso curioso pero que me resultó interesante ya que de alguna manera volvería a repetirse en muchos sitios sesenta años después, es decir en 1936. Resulta que en este pueblo y durante la etapa del sexenio había funcionado un casino que con la llegada del turnismo Canovista fue clausurado el 16 de marzo de 1876 «por carecer de reglamento». El centro estaba ubicado en la Plaza de la Constitución y en su planta baja existía «una taberna donde se juega y se celebran reuniones, pronunciando palabras que ofenden a la moral y buenas costumbres» a este centro acudían «aquellas personas menos adictas a la situación actual (la restauración monárquica) y que por sus ideas avanzadas causan grave perjuicio a la población, tanto en sus predicaciones cuanto en sus rondallas a altas horas de la noche y que «según me han informado, señala el alcalde, conservan aun en su poder los fusiles que se entregaron al entonces consistorio» (se debe referir a las milicias de la I República).

Hasta 1886 no existe una Ley nacional que regule el funcionamiento y legalización de estos espacios de sociabilidad, hasta entonces la vida de los casinos, círculos o lugares de reunión social dependían un poco de la clientela política de turno, o del alcalde del lugar que firmaba el permiso para que estos sitios pudieran funcionar, aparte de otras consideraciones de carácter económico y social, pero sobre todo me chocó por la semejanza con lo que ocurriría más tarde, es decir que la historia se repite.


Me enteré de que todavía existía el casino en Muel y de que estaba en funcionamiento, así que quería ir a conocerlo y la verdad es que no defrauda. Situado en la plaza de España, junto al Ayuntamiento, desde 1945 es una Cooperativa dedicada a San Cristóbal, para acceder al salón social hay que subir las clásicas escaleras y una vez arriba la habitación es amplia dando a la calle y a la trasera para “poder escapar en caso de apuro” y que da a un estrecho callejón por el que se sale gracias a un cochera en la que existe un rótulo que dice “servicio oficial”. El casino todavía guarda el sabor tradicional y decimonónico de este tipo de sociedades con sus viejas ventanas, e incluso un reloj de pared. No sé cuántos socios quedan todavía, aunque me imagino de la media de edad debe ser alta, pero sí que es deseable que se mantenga mucho tiempo porque merece la pena, pocos lugares quedan así en Aragón, yo por mi parte he hecho alguna foto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Origen de la Leyenda negra española

Arco de Alonso V de Aragón en Castell Nuovo (Nápoles). Gentileza de Artehistoria Resulta que el origen de la leyenda negra española n...