viernes, 7 de noviembre de 2014

Por qué he escrito un libro sobre Ontinar de Salz


En la corta historia de Ontinar de Salz, apenas setenta años desde el inicio de su construcción, ha sido fuente de inspiración de dos novelas una Pueblo nuevo de Ildefonso Manuel Gil y la segunda en 2010 por Miguel Arevilo, titulada  Un sueño real. Además el principal referente de la literatura aragonesa en el siglo XX, Ramón J. Sender, pidió nada más volver del exilio, conocer este pueblo de colonización, por tanto se puede decir que entre Ontinar y la Literatura existe cierto nexo de unión quizás porque su fundación y su desarrollo tiene algo de épico.

Ontinar de Salz viene a resumir en sí mismo la trayectoria de las grandes corrientes de pensamiento españolas de la primera mitad del siglo XX por un lado el regeneracionismo costista y por otro, el Cristianismo social que vertebró más tarde el nacional catolicismo. Es también símbolo del triunfo del Franquismo en una tierra muy castigada por la Guerra civil y por tanto constituye un modelo de la sociedad que propugnaba la Dictadura en sus inicios. Los pueblos de los Llanos de Camarera son también un símbolo de la España de la segunda mitad del siglo XX, lugares que nacen en plena posguerra y que con un gran esfuerzo va creándose y creciendo hasta consolidarse a finales de siglo pero, como muchas vicisitudes de la sociedad española, tiene grandes retos frente al futuro.

La Colonización en la Violada tiene algo de épico y de histórico es que los llanos de la Camarera ya intentaron ser repoblados por la orden del Cister en el siglo XII. Antes de su expropiación eran un erial. Una foto aérea tomada en 1927 demuestra que todo este territorio era prácticamente un desierto, cualquier imagen que tomemos en la actualidad refleja un paisaje verde, cultivado y con futuro. Precisamente las novelas publicadas hablan del esfuerzo de sus vecinos para salir adelante, resaltando sobre todo la solidaridad entre los colonos. El esfuerzo, el trabajo y la lucha por sacar adelante una forma de vida recuerdan en algunos aspectos la colonización del oeste americano, por reseñar un ejemplo cercano gracias al cine. Pero también es cierto, la vida en los pueblos nuevos es un reflejo de lo que es la historia española en la segunda mitad del siglo XX, aquí vinieron gentes de todas procedencias, condiciones y creencias, por ejemplo El Temple tuvo un alcalde comunista en las primeras elecciones municipales de la Transición, en definitiva la España real.

Esta obra pretende sobre todo mostrar los orígenes y la historia del nacimiento de Ontinar de Salz y su contexto en los regadíos de la Violada y sobre todo el simbolismo que quiso dar el Franquismo a esta “joya de Colonización” que constituye uno de los primeros pueblos nuevos de España. Pero también tiene algo de recuerdo a mi trayectoria personal a lo largo de trece años en la emisora de Cadena SER en Radio Zuera, allí hice dos programas sobre Ontinar, uno de ellos aparece en la bibliografía, y gracias a mi trabajo en esta emisora pude recabar una serie de datos que están relacionados al menos con la prehistoria de este pueblo, en definitiva este libro quiere ser también un recuerdo para Patricia Navarro y su labor en la Radio del bajo Gállego, así como la oportunidad que me brindó de poder acercarme a la realidad de esta comarca.

El libro no solo aborda las vicisitudes de Ontinar de Salz, sino que también se recuerda las de otros pueblos cercanos no solo en la distancia, sino también en sus mismas circunstancias como son El Temple y Puilatos, a modo de un contexto que conforma un territorio y una misma historia que inicia su trayectoria en la baja Edad media, que continuará en la época de la Ilustración y que culminará en pleno siglo XX y es que, el Bajo Gállego, ha sido siempre un territorio de repoblación y de colonización.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pedro Saputo y los agotes

La llamada "Justicia de Almudévar: págelo quien no lo deba" por Natalio Bayo Esta semana he estado leyendo cosas sobre los ...