jueves, 26 de marzo de 2015

San Braulio de Zaragoza

Todos los zaragozanos conocen a San Valero como obispo de Zaragoza, aunque parece ser que esta figura es un poco “mítica”. Sin embargo muy pocos identifican a San Braulio con nuestra ciudad. Braulio vivió entre los años 585 al 651. Pertenecía a una importante familia Hispano romana en la que hubo varios religiosos entre sus hermanos. No se sabe con certeza cuál es el lugar de su nacimiento, pero es seguro que si no nació en Zaragoza, sí es originario de algún lugar próximo al valle del Ebro, no hay que olvidar que su padre se llamaba Gregorio y también había sido Obispo se cree que de Osma (Soria), se sabe que vivió en Sevilla y que conoció a San Isidoro. Su llegada a Zaragoza se documenta hacia el 619 como arcediano de su hermano Juan, que era entonces obispo cesaragustano, Braulio sustituirá a Juan hacia el año 630. San Braulio fue una figura importante en estos últimos años de la España Visigoda, tal es así que a la muerte de Isidoro de Sevilla en el año 636 Zaragoza se convirtió en el centro cultural de Hispania y es que San Braulio se destacó por las numerosas cartas que enviaba a otros obispos españoles e incluso al Pontífice, como la que escribió al papa Honorio II en defensa de los judíos hispanos. El conjunto epistolar de Braulio consta de 44 cartas, 32 de las cuales fueron escritas por él en la época de su episcopado. Son documentos preciosos para el conocimiento de la España visigoda en la primera mitad del siglo VII. En ellas se descubre como el discípulo predilecto y amigo singular de San Isidoro, a quien anima y estimula en la redacción de sus obras Interviene y aconseja al rey Chindasvinto en asuntos políticos de tanta trascendencia como la sucesión al trono. Recesvinto le encomienda la corrección de un importante códice, probablemente el Fuero Juzgo. Las más relevantes figuras del clero visigodo de su tiempo (San Eugenio, Tajón, San Fructuoso, Eutropio, Frunimiano o San Ildefonso entre otros) acuden en busca de su consejo en las más variadas cuestiones doctrinales y pastorales. Llegó a tener una importante biblioteca y a crea una escuela eclesiástica. Quizás en reconocimiento a toda esta labor se le considera patrón de la Universidad zaragozana.
 
San Valero y San Braulio en la terraza del Pilar
A ruegos de su hermano Juan redactó la vida de un ermitaño riojano que había muerto en 574, bajo el epígrafe de Vida de San Emiliano. La escribió con la intención de que se leyese en la misa del santo y con este fin la envió al monasterio de San Millán de la Cogolla. Braulio fue, después de Isidoro de Sevilla y junto con Julián de Toledo, la personalidad de más prestigio e influencia en la España visigoda. Es patrono de la Universidad de Zaragoza. Al finalizar su vida quedó ciego. La fecha más probable de su muerte es el 651. Su culto no se introduce hasta el siglo XIII y el martirologio romano celebra su fiesta el 26 de marzo.


La mesa de altar sobre la que se celebra la Eucaristía en la Basílica del Pilar es, en realidad, el sepulcro que contiene los restos de San Braulio y que en el día de su fiesta (26 de marzo) puede contemplarse iluminado, porque ese día se quitan los manteles que lo ocultan. La parte frontal es una gran placa de plata repujada de rica decoración fechada en 1751, cuyos autores son Domingo y Antonio Estrada, padre e hijo respectivamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esta tierra es Aragón

El gran lago terciario que ocupaba el centro de la actual depresión del Ebro, hace más de cuatro millones de años. Al desecarse durante...