domingo, 24 de mayo de 2015

El Salz y la Guerra de Independencia


El histórico año de 1808 la romería a la virgen del Salz se llevó a cabo el 13 de junio, en plena ebullición de los acontecimientos que seguramente influyeron en los romeros. Las cuentas de cargo y data de la cofradía para el año siguiente, 1809, no aparece ninguna anotación «por las turbaciones y conmociones causadas por el temor a la invasión de los franceses en España». En el libro de actas de la cofradía queda escrito que en esa época «se halló la villa de Zuera en las mayores aflicciones y angustias, en continuas extracciones de trigo, cebada, vino, dinero, camas, ropas y otros efectos» no solamente por la guarnición de las tropas francesas que hubo en esta villa, sino también por el continuo tránsito de varios regimientos y columnas de soldados que asolaban el pueblo, numerosas partidas de prisioneros españoles que los ocupantes conducían a Francia y los varios convoyes, especialmente el último que ocupaba desde la ermita de San Juan hasta la de San Bartholmé, lugar que se halla destruido por las tropas de Napoleón como la de San Miguel.

Valga como ejemplo las capitulaciones firmadas el 5 de abril de 1811 entre el Ayuntamiento y Ramón López, vecino de la villa, con el compromiso de éste en «dar las raciones de carne que fuesen necesarias para la guarnición existente en esta Zuera, como para la tropa transeúnte por la misma desde el día de Pascua, catorce de los corrientes, hasta el día de San Andrés Apóstol, treinta de noviembre próximo».

Entre otros compromisos el Sr. López debía suministrar a la tropa, todos los días que le pidieren «lo que precisase para ella y guarnición, a precio de dos reales y doce por carnicería de toda especie de ganado y lo mismo la de vaca, además los menudos de las carnes que matare». En el caso de tropa que estuviese de camino «se le haya de dar aviso en la hora que la Justicia, tuviere noticia de la venida de dicha tropa para dar el debido cumplimiento. Si no cumple con los términos del aviso en el plazo de dos horas, intervendrá en la pena de diez reales»[i].

En las cuentas correspondientes a 1808, la Cofradía gastó 170 libras en limosnas, gastos para la ermita, etc. Al año siguiente 1809 no solo no se celebró la festividad de la Virgen, sino que tan solo pudo gastar 74 libras y no es que no tuviera dinero la cofradía, por que en ingresos ese año ascendieron a 134 libras, exactamente lo mismo que el año anterior. Tan solo que en 1808 tuvo que hacerse cargo de la diferencia el prior y en este ultimo año hubo “beneficios”.

El dinero ese año se repartió en primer lugar para abonar al prior en su diferencia, para pagar a los segadores por sus tareas y aceite para las lamparillas. Por 230 estampas finas se pagaron 10 pesetas, que equivalían a 2 libras, lo que se gastó en ese año en total fueron 370 ptas. (1 libra, 5 pesetas).

En 1810 tampoco hubo fiesta pero también volvieron a tener beneficios la cofradía, de tal manera que si los ingresos (cargos) fueron 101 libras, los gastos (data) ascendieron a menos de la mitad, 41 libras. Ahora bien en este año vuelve a haber ingresos por donaciones. En 1811 se salvó gracias a las 60 libras de remanente del año anterior y a un ingreso por «trigo de la cosecha, siendo cinco cahices y cuatro fascales». El beneficio de 1811 ascendió a 90 libras. La festividad de la Virgen del Salz estuvo suspendida durante los años de la Guerra de Independencia, volviéndose a celebrarse en 1814.



[i] Archivo Municipal de Zuera: capitulaciones y acuerdos 1811

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Almenara de San Martín en el Canal Imperial de Aragón

Almenara de San Martín entre Pinseque y Grisén, junto al acueducto del Jalón. La ilustración es posible que sea de mediados del siglo XIX ...