viernes, 14 de agosto de 2015

Ermita de la Virgen de Burjazud


La fotografía corresponde al lugar donde se encontraba ubicada la ermita de la Virgen de Burjazud, junto al río Gállego en Villanueva del mismo nombre. Tras la cámara una serie de chalets y construcciones junto al cauce y a la vera del llamado “Camino de la Virgen” o “del vergel”. Este sendero es un desvío del camino principal o del Prado que viene del pueblo. Frente a la cámara y a mano derecha el Gállego y detrás lo que queda de la Virgen. A la izquierda el antiguo "Campo de la Virgen". La ermita vendría a situarse, más o menos, donde se encuentra la imagen de Nuestra Sra. de Burzajuz, es decir sobre la corriente y poco antes de alcanzar el actual corte de tierra, pues fue anegada por una riada y desapareció, aunque hasta hace poco se han podido ver en el lugar restos constructivos y hasta hace unos cien años, un pequeño monolito recordaba el sitio donde se encontraba el santuario.

Cuando se podía bajar al Soto, que se encontraba bajo la imagen y éste no había desaparecido todavía por efecto de las aguas y del forzado del río que se aprecia en el extremo de la foto, se podían observar restos de enterramientos y estructuras, los agricultores que han trabajado en los campos de la izquierda aseguran que también han encontrado restos humanos en su superficie. Es tradición asegurar que fue un lugar de enterramiento durante la Guerra de Independencia y de la cercana torre del Hospitalico que se encuentra al fondo de la fotografía, aunque en los registros parroquiales algunos vecinos de Villanueva, sobre todo en los siglos XVII y XVIII, elegían ese lugar como sepultura de sus restos, sea como fuera no deja de ser un indicio de que este enclave era sagrado hace unos siglos.


Encontré la pieza que aparece en la imagen inferior izquierda de la fotografía, más o menos en el lugar donde está ubicada y que parece corresponde a un trozo de vajilla decorada, según el amigo José Luis Ona, se trata de un fragmento de cerámica "de reflejo metálico" de los alfares de Muel, anterior a la expulsión de los moriscos, posiblemente del siglo XVI. Otra cosa curiosa es que un poco más abajo del curso del río, fuera de la fotografía por muy poco, existe una extraña represa en la corriente que, según algunos investigadores, puede estar originada por los restos de la ermita que han quedado ahí arrastrados por la corriente y que todavía permanecen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tributo de las tres vacas

Los alcaldes roncaleses y baretoneses ante la piedra de San Martín Como viene sucediendo año tras año desde hace casi siete siglos, e...