jueves, 29 de octubre de 2015

Mausoleo de Odón de Buen y Rafaela Lozano


El mausoleo donde reposan las cenizas de Odón de Buen y su esposa, Rafaela Lozano, es uno de los más espectaculares que se encuentran en la comarca del bajo Gállego. El científico zufariense falleció en el exilio mexicano a los 82 años en 1945 y en el país centro americano fueron sepultados sus restos hasta que 2003, se levantó un mausoleo en su honor en Zuera, localidad a la que fueron trasladadas sus cenizas. Poco después lo hicieron los restos de Rafaela, que se encontraba enterrada en la localidad francesa de Banyuls sur Mer desde 1940.



El mausoleo es una estructura rectangular con paredes de cemento de casi dos metros de altura y con tres aberturas, una da a la avenida central del campo santo, a modo de entrada principal y paralela a la línea de cipreses, las otras dos, más pequeñas, hacen escolta a la leyenda colgada en el muro; “No sembré en arenales estériles”, frase incluida en el  último del párrafo de su libro Síntesis de una vida política y científica. A mano derecha de la entrada se encuentra un busto que representa al oceanógrafo (réplica del diseñado en su día por Mariano Benlliure para el colegio Público que lleva su nombre en Zuera) con una placa conmemorativa que está adornada por flores. A mano izquierda y frente al busto de Odón hay una zona empedrada con una losa en el centro, que es el lugar donde se encuentras los restos del matrimonio De Buen-Lozano, sobre los cuales hay una losa con la inscripción “A Odón de Buen y del Cos, hijo predilecto de Zuera y en recuerdo de su esposa Rafaela Lozano. 4 de abril de 2003”. Así queda cumplido el deseo del fundador del Instituto nacional de oceanografía de descansar en su tierra y acompañado de su esposa, añadía que quería ser enterrado en cementerio civil, pero en la actualidad en España ya no existen este tipo de recintos y todos los enterramientos lo son en zonas de titularidad municipal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esta tierra es Aragón

El gran lago terciario que ocupaba el centro de la actual depresión del Ebro, hace más de cuatro millones de años. Al desecarse durante...