lunes, 2 de noviembre de 2015

Ofrenda a los mártires de Zaragoza


Una vez pasada la festividad de Todos los Santos era costumbre encontrarnos con esta extraña ofrenda floral en el monumento a los Mártires de la Plaza de España, pues bien este año no nos va a resultar nada extraño ya que no se va a realizar, seguramente no era tan multitudinaria y visible como la que se hace cada 12 de octubre y por tanto se obtienen menos votos, porque al fin y al cabo era un acto discreto y sencillo, pero el sentido religioso de esta la ofrenda es el mismo que el que se hace el día del Pilar, con la única diferencia que la ofrenda pilarista es un homenaje y demostración más o menos de respeto hacia la Virgen y este consistía en un recuerdo a Santa Engracia y sus compañeros mártires así como a los que cayeron en defensa de Zaragoza durante los Sitios.

Estoy seguro que mucha gente no sabe cuál es el origen de dicho acto ni siquiera la procedencia de esas coronas, yo no lo sabía hasta no hace mucho en que alguien me lo explicó. Cada tres de noviembre, tras el día de Difuntos, se venía y se viene realizando una misa en la basílica de Santa Engracia, que está unos metros más allá en medio del paseo de Independencia, después del oficio religioso se hacía una procesión, como aparece en la imagen en blanco y negro que procede del Archivo Histórico de Zaragoza, que iba hasta el monumento diseñado por Agustín Querol y Ricardo Magdalena en 1905, levantado en sustitución de la desaparecida Cruz del Coso que se encontraba más o menos en ese lugar hasta los Sitios de Zaragoza. Con el tiempo la procesión a la que asistía el Ayuntamiento en pleno desapareció, no así la misa y la ofrenda, que parece ser se llevaba a cabo con empleados municipales, “igualica” que la del día del Pilar, pero claro era demasiado temprano para el Sr. Alcalde y no era fiesta para lucirse y además te podías mojar en la fuente, corrías un riesgo.

Ayer, día de Todos los Santos, Guillermo Fatás publicaba un artículo en Heraldo de Aragón que clarifica bastante el origen de la ofrenda a los Mártires en la plaza España. Por si alguno le cabía alguna duda, no la mandó hacer Franco. El acto ya debía de realizarse cuando existía la Cruz del Coso, hace doscientos años, y en 1905 al recuerdo de los primeros mártires cristianos de la Ciudad, se unió el homenaje a los fallecidos durante los Sitios de Zaragoza.


No voy a cargas las tintas contra el Sr. Alcalde que en este caso sería lo fácil, pero lo cierto es que Zaragoza se ha ido deshumanizando poco a poco y a lo largo de los años en muchas cosas y una de ellas es esta, no recordar a los que dieron su vida en defensa de la ciudad misma y, como decía Fatás “a los muertos por los dos imperios; romano y francés” aunque sea de manera humilde es un paso más a que nos convirtamos en zombies urbanitas, a lo mejor por eso la noche de Hallowen se celebra tanto.

1 comentario:

  1. Interesante artículo Conocía la existencia de la Cruz del Coso y su relación con Santa Engracia y las Santas Masas. También la historia del monumento a los mártires de la Patria, que debía haberse inaugurado en octubre de 1903 con motivo de la visita de Alfonso XIII a nuestra ciudad pero que, al no haber terminado Querol la figura conmemorativa, hubo que postergar la inauguración hasta 1904 (no 1905). La ceremonia lo fue por todo lo alto, con inclusión de un efímero castillo de fuegos artificiales de cartón y madera obra del arquitecto Magdalena.

    ResponderEliminar