sábado, 30 de enero de 2016

Pilarín Andrés


Pilar Andrés de Pablo o como yo siempre la he conocido, Pilarín Andrés, nació en Zaragoza, el 10 de enero de 1921, aunque su madre era originaria de mi pueblo y es más en Villanueva pasaba temporadas y visitaba el lugar muchas veces, digo esto porque su vocación musical le venía del lado materno en el que había muchos músicos e incluso, el inolvidable director de la Banda Evaristo Bernal era pariente suyo. Yo siempre he oído hablar de ella en casa e incluso hubo una temporada que mis padres pasaban los veranos en Jaca y coincidían con ella, era un poco mayor que ellos, hace poco un profesional del periodismo me la recordó y otro familiar suyo, que vive en Villanueva me habló de ella y me dio un recorte de periódico en el que aparecía su fallecimiento en 2006 (el día de los Santos Inocentes).

Su biografía es curiosa pues comenzó su carrera musical, como la de muchos intérpretes, en el coro de la parroquia de su barrio, (había nacido en la calle Mayor de Zaragoza) y como toda niña bien de la época que se preciara, comenzó a cursar lo que entonces llamaban “Carrera de comercio”. (Nunca he entendido porque a todos los que tienen talentos artísticos les hacen estudiar contabilidad, comercio y cosas de esas que luego terminan abandonando y aborreciendo). Pilarín no fue una excepción y en cuanto pudo se matriculó en el Conservatorio de Música (era también una buena dibujante y pintora).

En los años cuarenta se estableció en Zaragoza Luisa Pierrick, la viuda y mentora de Miguel Fleta, de ella se dice que “aprendió su depurada técnica y, tras un año de estudio, debutó en 1941 en el Teatro Principal de Zaragoza con la zarzuela Doña Francisquita”. Se matriculó por libre en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, obteniendo el Premio Extraordinario Fin de Carrera. También cursó estudios de Foniatría en la ciudad de Barcelona con el eminente doctor Colomer Pujol. Durante varios años alternó la zarzuela con la ópera, siendo la cantante preferida por el maestro Federico Moreno Torroba, para interpretar sus composiciones. Paseó su arte por escenarios de todo el mundo y en 1950 contrajo matrimonio con el cantante y actor Emilio Moreno, su última actuación en España la efectuó con un concierto en el Salón del Trono del Castillo de la Aljafería, donde incluyó obras de Scarlatti, Mozart y Bizet. Seguidamente marchó a Hispanoamérica donde permaneció durante cinco años, participando en representaciones de ópera y recitales. Impartió clases de canto y foniatría, rechazó importantes ofertas laborales porque deseaba volver a su tierra. Nada más regresar tuvo que ser operada de amigdalitis, lo que supuso el fin de su carrera. Luego en 1976, al fallecer su esposo, ocupó la cátedra de canto del Conservatorio de Zaragoza. Ese mismo año interpretó en la catedral de Hamburgo la Misa en Fa Mayor de Bach.


Como he dicho en Villanueva estuvo muchas veces pero no cantó nunca, quizás la mejor oportunidad para haberla escuchado hubiera sido con motivo del centenario de su tío abuelo, Cesareo Sarto, que se celebró en la localidad con una gran fiesta en febrero de 1977 y a la que asistieron sus padres pero ella no lo hizo, seguramente todavía afectada por la desaparición de su esposo. Como digo en vida recibió muchísimos premios y reconocimientos y enseñó a controlar la voz a muchos profesionales que viven de ella, un recuerdo para la que siempre fue Pilarín Andrés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El año que cambió el siglo XX

1917 fue el año que vivió peligrosamente Europa. No solo será un momento decisivo para la I Guerra mundial tras la revolución rusa y la...