viernes, 2 de diciembre de 2016

Arqueología urbana: de la calle Cánovas, al Paseo Sagasta


La imagen del recuadro superior corresponde a la calle Cánovas de Zaragoza. La que ocupa toda la fotografía al Paseo Sagasta de esta ciudad. Dos políticos contemporáneos, dos representantes de la Restauración, de los que dijo Afonso XII aquello de: "Cánovas a Sagasta y de Sagasta Cánovas y tu Cristina el agujero cerrao" (los borbones siempre dando lecciones).

A la calle Cánovas casi hay que ir de propio, hay que saber encontrarla, es una bocacalle de la avenida Goya y muere en otra también simbólica, Benito Pérez Galdós (una callejuela que une las calles de Hernán Cortés y Teruel, La calle Cánovas no es ni siquiera una travesía de las muchas que hay en Zaragoza, se podría haber llamado así o vete a ser como. La característica de la calle es que, en uno de sus cruces, hay unos cuantos bares famosos de tapas.

El Paseo Sagasta, antiguo Paseo de Torrero y de Mola, una de las arterias principales de la ciudad, antaño rodeado de palacios modernistas, aún queda algún edificio, un lugar agradable para pasear y disfrutar de la ciudad, una de las avenidas que parten de la Plaza Aragón y llega hasta el parque de Pignatelli. El día y la noche comparada con la calle de su colega parlamentario que además está a unos centenares de metros.

Cánovas era conservador y en su juventud había hecho pinitos políticos con O'Donell y su Unión Liberal. Durante el Sexenio fue jefe del partido Alfonsino y luego el creador de la Restauración, su hombre fuerte, aquel que dijo que españoles son los que no pueden ser otra cosa. Fue asesinado con un anarquista italiano mientras veraneaba en un balneario guipuzcoano, poco antes del desastre de 1898.


Sagasta liberal, antiguo progresista revolucionario de 1868, impenitente conspirador, como su colega, fue la leal oposición en la Restauración, gobernó cuando quería Cánovas que gobernase, a él se debe la introducción del sufragio universal masculino a partir de los 25 años, le sobrevivió unos años y con él se acabó la historia. ¿Quizás será por esto? Lo cierto es que en ocasiones los ediles tienen unas ocurrencias…

No hay comentarios:

Publicar un comentario