viernes, 6 de enero de 2017

El Belén de Francisco Pradilla


El otro día estuve haciendo fotos al Belén de Ibercaja, en la plaza Paraíso de Zaragoza y, conforme lo fotografía y era constantemente observado por el guardia de seguridad que tenía a mis espaldas, pensaba que ese nacimiento parecía haber sido diseñado por mi paisano, el mismísimo Francisco Pradilla, o que estaba fotografiando uno de sus cuadros. El color, con esa calidez tan italiana y a la vez esa sobriedad, (quizás herencia aragonesa). La sensación de movimiento que humaniza todos sus obras, el protagonismo de cada una de sus figurillas que giran más, entorno al caballo negro del Rey mago, que se esfuerza por subir la cuesta, que en el propio Portal. Esa sensación de respeto y a la vez de crítica que se plasma en nuestro mejor pintor de historia español. Ese naturalismo que tanto le distinguió en su obra artística, en definitiva casi una pintura de Pradilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El año que cambió el siglo XX

1917 fue el año que vivió peligrosamente Europa. No solo será un momento decisivo para la I Guerra mundial tras la revolución rusa y la...