lunes, 22 de mayo de 2017

Santa Quiteria


Según la Enciclopedia Católica; Quiteria era hija de un gobernador de la Galia allá por el siglo II de nuestra Era y que fue martirizada bajo el gobierno del emperador Cómodo, entre los años 161-192. Su historia, como la de otras muchas mujeres que han pasado por mártires cristianas, es seguramente la de una violación amparada en el abuso de poder. Sus restos se encuentran depositados en un sarcófago que se conserva en la cripta galo-romana de la iglesia de Mas d'Aire, en la localidad de Saint-Sever, cercana a la ciudad francesa de Auch.

Existen muchas leyendas en torno a la Santa; desde que su nombre significa “la roja” hasta que nació en un parto múltiple de nuevo hermanos. Se le invoca tradicionalmente para sanar los males producidos por la rabia transmitida por los perros. Su imagen es presentada con la palma del martirio en su mano derecha y una bandeja con su cabeza en la izquierda. En el siglo XV lucía, sujeto con cadena al cuello la imagen de un diablo con forma humana. A partir del siglo siguiente fue sustituido por un perro rabioso con la lengua fuera de la boca. El origen de su culto es Gascuña y seguramente fue traída a Aragón, donde se le tiene mucha devoción y muchas mujeres llevaban su nombre antiguamente, por gentes del sur de Francia.

Anonymous, Virgin Martyr Saint Quiteria, 18th century.  Arquidiocese de Olinda e Recife, Convento de Santo Antônio

En la localidad de Tardienta (Huesca) es su patrona y se celebrara día 22 el de mayo, con una gran fiesta en la que no falta el dance que sube hasta su ermita, situada en las estribaciones de la sierra de Alcubierre. Muy cerca de este lugar todavía se conservan trincheras de la guerra civil española y se cuenta que el santuario servía como refugio a guerrilleros durante la presencia francesa en 1808, llegando a fabricar muy cerca de allí pólvora y explosivos que luego eran escondidos en la ermita e inmortalizados por Francisco de Goya en lienzos que se conservan en el palacio de la Zarzuela de Madrid


No hay comentarios:

Publicar un comentario