viernes, 20 de octubre de 2017

Torreón de Alcalá de Moncayo (Zaragoza)


Este verano estuve una tarde en Alcalá de Moncayo (Zaragoza), que como su propio nombre indica es la “fortaleza del Moncayo” y a fe cierta que es así, enriscado el casería en un cerro, con el foso natural de La Huecha por un lado y la protección de las peñas de Herrera por el otro, el pueblo está atravesado por estrechas y largas calles que suben hacia la iglesia.



Me sorprendió el torreón con vistas al valle y al Moncayo, sobre todo esta bonita e interesante ventana geminada, así que me he puesto a investigar en cuanto he podido sobre el tema y, no sé si sorprenderme o no, no he encontrado nada que me aclare sobre la historia de tan misterioso ventanal y su contexto (Tan solo una fotografía que en su día publicó Alfonso Zapater en su “Aragón pueblo a pueblo”). Parecer ser que es el único resto que queda del torreón medieval, que ya existía en tiempos de la guerra de los dos Pedros (siglo XIV) y que ha llegado hasta nuestros días reconvertido en casa parroquial. A mí, personalmente, me parece un ventanal mozárabe o casi visigodo, por esos arquillos, e incluso la columna y capitel sobre los que descansan son de una sencillez románica. Desconozco si es original o se reutilizó de otro lugar pero sí que es una cosa curiosa, además se encuentra empotrado en una pared circular y de construcción muy sencilla, con lo cual todavía destaca más. Seguramente alguien con bastante enjundia vivió en ese lugar durante algún tiempo y se permitió ese capricho para demostrar de esta manera su importancia social, no hay que olvidar que le Marqués de Santillana pasó por la zona un tiempo. Sea como sea, el ventanal y su torreón gracias a Dios, nunca mejor dijo ha sobrevivido los avatares de los tiempos y todavía se conserva de esta manera que puede ser visitado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ana Bolena en Añón de Moncayo

Ana Bolena sobre Añón de Moncayo, una fotografía gentileza de Antonia Abadía Mañana es día de gran fiesta, pues es el día del Rosario. Mañan...