sábado, 25 de marzo de 2017

El fantasma de la Torre vieja y la Luna llena



Hace poco me recordaron una leyenda sobre Villanueva, que yo había escuchado hace muchos años y que pensaba olvidada o al menos perdida, así que hoy la voy a rescatar. Una historia sobre la Luna Llena y la Torre Vieja. Antiguamente los agricultores solían aprovechar durante verano, las horas nocturnas para realizar algunas faenas del campo; como regar, recoger verduras, o lo que fuera necesario, incluso hoy día se hace así, el caso es que la huerta estaba bastante animada y concurrida por las noches y sobre todo en las de Luna llena porque la visibilidad era mucho mejor.

En cierta ocasión uno de estos labradores se encontraba en su huerto, en una de esta noches de plenilunio, el lugar estaba muy próximo al casco urbano del pueblo y por tanto del campanario cuando observó, que una sombra alargada se acercaba tras de él, el hombre se volvió asustado y la vio pasar de largo, pensó que sería algún vecino que por el próximo camino del Prado se dirigía a su finca, pero no había nadie. Siguió con su trabajo y la sombra volvió a pasar, el hombre comenzó a preocuparse, que podría ser o lo que era peor, ¿quién era?, gritó, pero no contentó nadie, todavía circulaban por Villanueva historias de bandoleros y forajidos que aprovechan la noche para realizar sus fechorías. Dejo el huerto y se volvió a casa, allí contó a su mujer lo que había sucedido y ambos decidieron que, a la noche siguiente le acompañara uno de sus hijos, y así fue.

Padre e hijo se encontraban a eso de la media noche de nuevo en el huerto, cuando la sombra volvió a aparecer, el niño se dio cuenta entonces de que en la torre de la iglesia había una especie de sombras o luces que se movían, lo advirtió a su padre y este volvió la cabeza, pero no vio nada ni a nadie, pensó que sería cosas del chiquillo. A la noche siguiente toda la familia estaba en el huerto y efectivamente pudieron observar como desde la torre, un fantasma de movía por entre las arcadas del piso superior, donde se encontraban las campanas, lugar desde el que partía una enorme luz y una sombra que se proyectaba en la huerta, aprovechando los rayos de la Luna. El matrimonio se quedó aterrorizado ante aquella visión, corriendo volvieron a casa y en su camino se encontraron con otros vecinos que también habían visto lo mismo, todos habían oído que debajo de la torre se encontraba el viejo cementerio del pueblo y que en él, se encontraban enterrados muchas víctimas de cuando la Guerra de Independencia, que sería aquella visión, un soldado francés que vagaba por la torre o ¿vete a saber qué?
 
Gentileza: Foto Muc (Pedro Juliá Núñez)
Poco a poco la noticia fue trascendiendo entre la población, se lo comentaron al cura, pero éste no hizo mucho caso, serían visiones y a veces ya se sabe, ¡la gente exagera!, pero ¿tantos haber visto los mismo? Las fuerzas vivas tampoco hicieron mucho caso, ¿vete a saber? Además si corría ese bulo, durante una temporada la gente se pensaría eso de andar en las noches por la huerta, tampoco estaba mal que de vez en cuando apareciera un fantasma que tuviera un poco atemorizados a los vecinos y así se evitarían algunas cosas.

Cambio la fase lunar y el espectro desapareció, pero con la llegada de la nueva Luna llena el genio de la torre reapareció, la gente volvía de nuevo a estar preocupada y asustada, ¿qué era aquello? Había que subir a la torre pero ¿quién se atrevía? Además ¿Había que pedirle la llave al cura o al sacristán? Así como así no se podía entrar en aquel recinto, además nadie había visto ni entrar ni salir a nadie. El caso es que la población se encontraba cada vez más soliviantada, preocupada y asustada, ¡¡había que hacer algo!! Una noche de Luna llena el fantasma de la torre volvió a aparecer entre los amplios vanos que dan a la huerta, comenzó a hacer sus evoluciones y a asustar de la gente que había a esas horas en el campo, como de costumbre, lo cierto es que ya se había convertido casi en un entretenimiento nocturno, una afición, unos por morbo, otros por curiosidad, el caso es que de repente ¡¡¡pummm! se escuchó un disparo. La detonación se pudo oír claramente propagada por el silencio de la noche, acto seguido la visión desapareció. La siguiente madrugada, que era también plenilunio, el fantasma no volvió a la torre, ni la siguiente, ni la otra. El espectáculo había terminado y aquello había quedado en un recuerdo.

Nadie sabe que fue aquello, unos dicen que si era el cura, quien por cierto poco después del incidente apareció con una leve cojera en una pierna. Otros que el sacristán, que había colgado una sábana entre los ventanales de la torre y que con una vela corría tras de ellos, proyectando las imágenes en el exterior. Hay quien asegura que fue el médico, un maestro o vete a saber quién. Quizás un francés de los de la francesada, que tenían muy mala leche, lo cierto es que en las noches de Luna Llena, la torre vieja sigue imponiendo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

El año que cambió el siglo XX

1917 fue el año que vivió peligrosamente Europa. No solo será un momento decisivo para la I Guerra mundial tras la revolución rusa y la...