martes, 10 de junio de 2014

Historia de la Virgen del Salz


Ayer lunes, coincidiendo con la Pascua de Pentecostés, se celebró la romería al Santuario de Nuestra Señora del Salz, entre los términos de Zuera y Gurrea de Gállego y en el límite entre las provincias de Zaragoza y Huesca. Una peregrinación que se celebra a la par que la del Rocío y que como ella tiene una importante historia enraizada en toda la comarca de la Violada y el Bajo Gállego.

La Virgen del Sauce

Según el cronista Jerónimo Blancas, Zuera recibió el beneficio más singular de Dios con el Santuario de Nª. Sra. llamada del Salz (en lengua antigua aragonesa) o sauce, por haber muchos de estos árboles en el sitio donde se apareció, que está a dos leguas de la villa en la llamada partida el Castillo del Salz. «En esta posesión y campo feliz estaba ya patente el tesoro que ha llenado de bienes a la villa, tanto espirituales como temporales, esto es el santuario y templo de María Santísima. Tesoro divino, que enriquece a toda la iglesia». Prosigue Blancas diciendo que «el tiempo de aparición de Nª. Sra. se ignora (como el de otras SS. imágenes) por antiguo»[i] no obstante recoge la tradición de la visita de la Virgen, al caballero. También que tomó el nombre de Salz por un antiguo pueblo situado donde estaba el castillo y hoy se encuentra la iglesia. El nombre lo recibe por la cantidad de sauces que había y que daban nombre al enclave. Hoy día en la antiquísima pintura que existe un retablo situado en el Altar mayor de dicho templo, hay pintados varios de estos árboles y «en su nicho principal, se ve la imagen de Nuestra Señora y a sus pies, pintado un caballero de rodillas mirando a tan celestial señora, el manto del caballero es negro y largo.

Históricamente las controversias siempre ha girado en torno al origen del caballero, pero nunca al hecho de que fuera un sauce el lugar donde se apareció la Virgen, no siendo ésta una circunstancia casual[ii]. Por toda la geografía nacional la madre de Jesucristo suele aprovechar un árbol típico de zona para sus apariciones; una sabina, una carrasca, un pino, una encina, etc. Pero en este caso se trata de un árbol no muy peculiar o representativo del valle del Gállego, aunque sí característico de ribera, al igual que el chopo u el olmo, que son más abundantes en sus sotos.

Aparición de la Virgen del Salz


El sauce es muy conocido desde la antigüedad por sus cualidades terapéuticas (sobre todo su corteza), pues se creía que tenía poderes analgésicos contra las enfermedades artríticas y astringentes. En algunos lugares de Aragón todavía se practica una curiosa ceremonia la noche de San Juan que consiste en hacer una hendidura en un sauce y pasar por ella a un niño tres veces con el fin de que sane en su enfermedad, una vez finalizada la ceremonia se cierra la brecha y se cree que, de igual manera que se cicatriza el árbol, el niño sanará de lo contrario si el sauce muere, el niño morirá.

Los griegos le atribuían poderes mágicos y también los celtas (la presencia gala de nuevo). Llamado el árbol de los hechizos, era considerado sagrado y frecuentemente utilizado por druidas, quienes recogían el muérdago que crecía en su tronco. Las mujeres tomaban muérdago de sauce porque creían que, el de este árbol, tenía una mayor eficacia para poder quedarse embarazadas[iii]. Al sauce se le relacionaba con la Luna y todas sus fases. Por lo que se le atribuía el cambio de los estados de ánimo a medida que transcurre el tiempo nocturno, que era también el calendario celta. Se dice que los sacrificios ofrecidos por los druidas, lo eran en cestos de mimbres hechos con ramas de sauce e incluso muchos cestos todavía se confeccionan de esta manera por lo que también se conoce como mimbrera. En su honor dedicaron un mes entre el 15 de abril y el 12 de mayo. El componente principal de la Aspirina es el Acido Acetil-Salicílico, que se extrae del Sauce.

Retomando el Santuario del Salz y al padre Faci, éste menciona la existencia de una cofradía en honor a la Virgen, que había recibido grandes indulgencias de los sumos pontífices. Sus cofrades hacen «solemne procesión a esta iglesia el día tercero de Pascua del Espíritu Santo, día célebre en que se decretó la devoción para venerar su gran patrona y donde todos experimentan singulares favores en alma y cuerpo» y que con singularidad aplica su poder «curando quebrados». Ese día la villa coloca sus armas sobre el nicho donde está la imagen y donde «aparecen misteriosas insignias».





[i] Fray Roque Alberto Faci: Aragón, Reyno de Christo y dote de María Santísima, Diputación general de Aragón. Zaragoza 1979, págs. 51-53.
[ii] En Aragón la Virgen ha elegido en numerosas ocasiones los árboles para llevar a cabo sus apariciones, siempre plantas características de la zona como sabinas, olivares, encinas, pinos, etc. En un sauce tan solo aparece registrada la aparición del Salz.
[iii] Frazer, Sir James George, La rama dorada: magia y religión (1890). Fondo de cultura económica, México 1994

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Origen de la Leyenda negra española

Arco de Alonso V de Aragón en Castell Nuovo (Nápoles). Gentileza de Artehistoria Resulta que el origen de la leyenda negra española n...