domingo, 2 de febrero de 2014

Villanueva y la Estación


La Vanguardia española del domingo 17 de septiembre de 1961 en su página página 6, titula

“Ayer, por el 16 de septiembre, hizo un siglo….: Conmemoración de la llegada del primer tren a Zaragoza”.  «A las seis de esta tarde llegó, en la misma fecha y a la misma hora que hace exactamente un siglo, el mismo tren inaugural de la línea del ferrocarril Barcelona-Zaragoza, vía Lérida.

La RENFE. Que conservaba ese tren, ha dado toda clase de facilidades al Ayuntamiento de Zaragoza, para que pudiera celebrarse el centenario de dicha inauguración. El tren, cuyos operarios y viajeros iban ataviados con los trajes de 1861, fue recibido en la estación del Arrabal por autoridades  y representaciones diversas y por una extraordinaria concurrencia de zaragozanos. Una vez hecha la recepción, una comitiva integrada por gigantes y cabezudos, bandas de música, rondallas y las personas ataviadas con los trajes de época iniciaron un vistoso recorrido por las calles de la ciudad. Finalmente se quemó una colección de fuegos artificiales.

Mari Carmen Carceller, hace unos meses me contaba que ella se acordaba, ¿no sé cómo porque es muy jovencita? Que los niños de las Escuelas de Villanueva fueron todos en formación a recibir este tren a la estación del pueblo y como los pasajeros, como dice el artículo, vestidos con ropas del siglo XIX, les saludaban y daban caramelos. Me gustaría saber ¿Cómo fue aquella primera vez que los villanovenses vieron el Ferrocarril? Tuvo que ser impactante y sobre todo las repercusiones que todo ello provocó entre la población. Un cura de finales de siglo escribía al Arzobispo en este sentido «este año no he podido hacer el Viacrucis del Viernes Santo ya que a parte de la poca fe que existe en este pueblo, los que la tienen se bajan en tren a ver la procesión de Zaragoza». Valga un pequeño dato para valorar la importancia del paso del tren por la localidad, Villanueva en 1850 contaba con 500 habitantes, mientras que treinta años después pasaba de los mil. En esa época, segunda mitad del XIX, era director de la Banda de música villanovense José Orobia, que a su vez ocupaba el cargo de Jefe de la Estación. A otro Jefe de Estación debemos la fundación del club de fútbol y la instalación de un campo deportivo permanente, por un tercero se ampliaron de tres a cuatro las famosas “mentiras” de nuestro pueblo y es que este señor se apellidaba Conde y no lo era, en definitiva son pequeñas muestras del impacto social y económico que tuvo para Villanueva la Estación de Tren. Según el Censo de 1933 trabajaban directamente para el Ferrocarril 15 personas de las cuales 11 eran empleados de las casillas y pasos a nivel. Por entonces el Jefe de estación se llamaba Diego del Olmo. El mayor explendor lo tuvo la Estación en los años sesenta, sobre todo con la instalación de la sección forestal de Renfe en la localidad. A partir de entonces su vida fue languideciendo poco a poco hasta que fue cerrada. Hoy día es sede de la Escuela municipal de música.

1 comentario:

  1. recuerdo de niña y adolescente, ir con las amigas a pasear por la estacion , que estaba muy bonita con un pequeño jardin, nos gustaba ir al muelle, asi llamabamos cuando cruzabamos al otro lado y habia un almacen , pasabamos sentadas alli charlando y riendonos muchas tardes de verano. Me gustaba ver los trenes llegar , con sus pasajeros o marcharse hasta perderse en los railes.Era una estacion muy bonita. Bego cuenca.

    ResponderEliminar

Catalina de Aragón, reina de Inglaterra

Catalina de Aragón no solo fue la primera esposa de Enrique VIII, cuyo divorcio costó la ruptura de la Iglesia Anglicana con la Católica,...