viernes, 24 de mayo de 2019

Pan y Circo: un día en el Coliseo romano



Como llevamos una primavera muy electoral, hoy vamos a hablar de cómo se ganaban la confianza de los ciudadanos de los candidatos a dirigir la antigua Roma, es decir nos vamos al Coliseo a ver circo y comer pan.

https://www.ivoox.com/pan-circo-dia-coliseo-audios-mp3_rf_36304578_1.html


Bibliografía:
Mannix, Daniel P. Breve historia de los gladiadores, Mowtilus. Barcelona 2004.
Auguet, Roland. Crueldad y civilización: los juegos romanos, Biblioteca de la historia, Orbis. Barcelona 1985.
Dossier: “Coliseo”. Enciclopedia Espasa Calpe volumen 5 (Clámide-Data) Biblioteca El Mundo. España 2004, (págs. 2840-43)
Koestler, Arthur. Los gladiadores, Edhasa. Barcelona 2005. (Novela histórica)

Película:
Mervyn Le Roy. Quo Vadis. Película estadounidense estrenada en 1951 y basada en la novela de Henryk Sienkiewicz. Banda Sonora; Miklós Rozsa, “Quo Vadis Suite”.
Terry Jones (Monthy Phiton) La vida de Brian; “inmortal escena en el circo romano de Jerusalén”. Reino Unido 1979.
Ridley Scott. Gladiator. España 2000.

Música:
Corroskalla, “Yo quiero ser torero” del ámbun Por las buenas costumbres. España 1987.

Colabora: Andrea Bonafonte & Luko5bertura
Fotografía: El Coliseo de Roma

jueves, 9 de mayo de 2019

Zumalacárregui



Tomás de Zumalacárregui fue algo más que un prestigioso guerrillero y posteriormente general carlista, fue y es todavía todo un mito


Bibliografía:
Cardona Gabriel. “Tomás de Zumalacárregui: el gran guerrillero” en A golpes de Sable. Los grandes militares que han marcado la historia de España, Ariel. Barcelona 2008.
Barcia. Roque. “Zumalacárregui, Tomás de” en Primer diccionario general etimológico de la Lengua Española (tomo quinto y último) Madrid 1883, págs. 670-71
Tusell, Javier & Rafael Sánchez Mantero: “Tomás Zumalacárregui” (Semblanzas) en Historia de España tomo 12 (El siglo XIX: de la Guerra de Independencia a la Revolución de 1868). Biblioteca El Mundo, Editorial Espasa Calpe. Madrid 2005.
Villatoro, Manuel P. “La absurda muerte del general vasco que atemorizó a España con sus «boinas rojas»” ABC Historia 31-12-2018:

Novela:
Pérez Galdós, Benito. Zumalacárregui (Episodios Nacionales 21) Alianza Editorial. Madrid 1989.

Enlace: Primera guerra carlista (1833-1838)

Música:
Popular:
“Por el rio Nervión”
“Soy Carlista” con música del himno de la Legión Extranjera
“Alto ¿Quién vive?
Imanol. “Haur Kanta Lilil” del álbum Muga Boretan
Cegama: Muerte de Zumalacárregui:

Colaboración: Andrea Bonafonte & Luko5bertura
Fotografía: Tomás Zumalacárregui tal como lo pintó el litógrafo y pintor francés Adolfo Juan Bautista Bayot

miércoles, 8 de mayo de 2019

Mares de trigo



Aragón siempre ha soñado con el mar. Desde la Alta Edad Media sus guerreros reconquistaron las tierras al sur del Ebro, con el fin de llegar al Mediterráneo e incorporar sus playas a su reino montañés, era la promesa de sus reyes que nunca cumplieron pues crearon el reino de Valencia, presionados por los de siempre. Aún en la mente de algún aragonesista está la idea de reclamar para Aragón las tierras del Delta y las del norte de Castellón, lo que es conocido por El Maestrazgo, así que ojo los catalanes con la Franja. Pero mientras esto llega, que no llegará, el aragonés sigue soñando con el mar y quizás por ello lo ve en cualquier lugar de su geografía interior; en el cielo, en la tierra o en los pantanos que inundan su territorio. Personalmente me gusta ver el mar en los campos de trigo verde mecidos por el cierzo, es todo un espectáculo sobre todo, en la zona que me gusta llamar Suessetania, es decir la parte más oriental de las Cinco Villas entre Monlora y la Violada. Se trata de una comarca surcada en la mitad por el rio Gállego y en sus orillas se extienden enormes llanuras de cereal, tremendas fincas al estilo de los cortijos gaditanos y andaluces.

La mejor temporada para contemplar este curioso espectáculo es entre los meses de abril y mayo, cuando los trigos y cebadas ya están crecidos y aprovechando un día de viento. Te adentras en  cualquiera de las carreteras y caminos que surcan esta geografía y recorriendo pueblecitos como Marracos, Valpalmas, Piedratajada, Las Pedrosas. Ardisa, Lupiñén, Ortilla, Montmesa o Alcalá de Gurrea entre otros, puedes disfrutar de los efectos del viento sobre las espigas que forman curiosas olas que se mueven caprichosamente y si además de fondo tienes las ruinas de un viejo castillo, caserón o torreón perdido y olvidado mejor que mejor. Es el mar de trigo verde y es que. El que no se consuela, es porque no quiere.



  

Mayo era por mayo


domingo, 5 de mayo de 2019

Los bueyes de San Isidro

Ilustración: Tomás Serrano


Acabo de llegar a casa después de pasar el día contemplando mares de trigo en lo que a mí me gusta llamar la Suessetania o lo que es lo mismo, las llanuras que se extienden entre Monlora y el rio Gállego o lo que es lo mismo la zona más oriental de las Cinco Villas zaragozanas cuando he recibido dos noticias. Una triste, pues me he enterado de que ha fallecido el padre de un amigo de la infancia y a cuyo entierro no he podido acudir, por no haberme enterado antes, desde aquí le mando un cordial abrazo.

La siguiente no solo era inesperada, sino a la vez ilusionante. Muchas veces piensas que lo que haces desde el teclado sirve para poco y si no fuera en ocasiones por las estadísticas de los que te leen se desanimarías, pero que un periodista de fama y casta como Pedro J. Ramírez te cite en uno de sus artículos dominicales eso, sí que no me lo esperaba. La cosa viene de hace tiempo cuando en estas mismas entradas publiqué un podcast sobre San Isidro y la otra una entrada sobre la vida del Santo:

El caso es que Pedro J., vio mi blog o escuchó mi podcast no sé, y le gustó y eso le dio la idea no solo para escribir su editorial de hoy, sino para titularlo así:
“Los  bueyes de San Isidro”
Muchas gracias y en justa contribución me parece oportuno publicar el enlace del artículo que ha publicado en El Español en mi blog, en El Retabillo y por tanto este es el enlace donde aparece publicado el artículo:


Godojos en blanco y negro

Cuando saqué esta foto, me vino a la mente como habría sido la misma toma en los años cincuenta o sesenta del siglo pasado, en BN con ...