martes, 18 de junio de 2013

El burro de Francisco Pradilla

Francisco Pradilla comenzó pintando caballerías, es lo que más a mano tenía o más a la vista, por decirlo mejor. Quizás por eso la caricatura que publicó el 18 de abril de 1901 en la Ilustración Española y Americana resulta hasta simpática, sobre todo la campanilla que cuelga de este burro que publicó en el número 228. Para los que le quieren comparar con Goya, hay que decir que ambos comparten ese humor socarrón aragonés que a la vez es tan ilustrativo

El texto que está sobre la cabeza del animal dice así:
"Auto-retrato cuasi verídico desde el 23 de Enero del año 1897, en que volví a España, después de cierta sentencia del Tribunal supremo!??. Francisco Pradilla".

Según Wifredo Rincón, la caricatura y el texto hacen referencia a su paso por la dirección del Museo del Prado y la Sentencia del supremo sobre la quiebra de la Banca Villodas, que se había dictado por esas fechas y que le había sumido en un profundo desencanto.
El caso es que el Supremo amparó a los causantes de la quiebra, dándoles la razón y dejando sin sus ahorros a Pradilla. En una carta de Juan José Gárate dice "Hasta los niños de la Doctrina deben saber que me robaron, que la justicia sancionó los efectos, que no tengo cargos ni restas, que soy de humilde origen y, por consecuencia, debo trabajar más que en mi juventud".
Bueno que todo está inventado y, ¡que vigencia tienen las cosas aunque hayan pasado cien años!
Cuentan las crónicas que se recluyó en su estudio y comenzó a pintar frenéticamente, centrado tan solo en su trabajo por intentar de nuevo rehacer su patrimonio y seguramente olvidarse de esos sinsabores, pues nos pueden quitar muchas cosas pero aquello que nos es propio y natural no, a no sea que nos pequen un tiro y nos dejen en una cuneta, claro.
Para cocluir, Pradilla dice: "no quiero ocuparme de lo inútil que aquí es costumbre de cargar sobre el desdichado que tiene un nombre y quiere trabajar, porque solo me han dejado mi trabajo para atender mis primeros deberes y esto, mi tiempo, es lo que defiendo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pedro Saputo y los agotes

La llamada "Justicia de Almudévar: págelo quien no lo deba" por Natalio Bayo Esta semana he estado leyendo cosas sobre los ...