martes, 3 de diciembre de 2013

El castillo de San Francisco Javier



Imágen del Castillo de Javier que se conserva en el Archivo Histórico Provincial de Zaragoza (Fondo Coyne)
Hoy es San Francisco Javier, patrón de Navarra y de las Misiones. Francisco nació en el castillo de Javier en abril de 1506. Su nombre completo era Francisco Jasso Azpilicueta Atondo y Aznares. Su padre, Juan de Jasso señor de Xabier, era presidente del Real Consejo de los Reyes de Navarra Juan de Albret y Catalina de Foix. Por lo que se ve tomó como segundo nombre el del señorío de su nacimiento, Xavier, que se encuentra próximo a Sangüesa y muy cerca de la línea con Aragón y es que por entonces, el castillo de Javier era fronterizo del reino navarro.
Tradicionalmente se dice que era “propenso al estudio” pero había que saber en qué circunstancias vivió su niñez. En 1512 desaparece el Reyno y su familia debe huir al exilio, allí morirá su padre en 1516, mientras sus hermanos participan en intentonas por recuperar la Alta Navarra, que han perdido en manos de Fernando el Católico, como represalia la familia es desposeída del castillo y éste es desmochado por orden del Cardenal Cisneros.
Javier era el pequeño de cinco hermanos; Magdalena, Ana, Miguel, Juan y él mismo. Quizás las circunstancias familiares, políticas y sociales de la época hicieron que Francisco se dedicara al estudio y a buscar la adaptación en otros lugares ya que en principio no dejaba de ser un apátrida, ejemplo de esto es que sus viajes los realizó bajo pabellón portugués y que nunca pisó otra tierra peninsular, ni aragonesa ni castellana.
Estudiaba Filosofía en París cuando conoció a Ignacio de Loyola, que también venía de combatir contra los castellanos en Pamplona, donde fue herido. En 1535 se comprometieron a visitar Tierra Santa, pero al estar en Venecia se enteraron de la oportunidad para embarcarse en buques portugués y emigrar a las llamadas Indias orientales. En 1542 desembarcó en Goa (India) y desde allí recorrió todo el sureste asiático, hasta el Japón, llegó a realizar bautismos masivos de indios (de dice que más de diez mil en una sola ceremonia) en Japón a punto estuvo de ser ajusticiado y apaleado y en Ceilán convirtió a gran número de gentes. Pensaba desembarcar en China cuando cayó gravemente enfermo, falleciendo el 3 de diciembre de 1552, se encuentra enterrado en Goa, donde todavía se le tiene devoción. Fue canonizado por el Papa Gregorio XV en 1622 junto a San Ignacio de Loyola, Santa Teresa de Jesús.

 
Basílica de Javier (AHPZ.)
 

EL CASTILLO

Como se ha dicho más arriba la primera morada de Xavier fue destruida por orden del Cardenal Cisneros, entre otras cosas se desmocharon las almenas, se derribó la muralla, se rellenó el foso y se derribaron dos torres redondas, dos portaladas, la torre del homenaje, y el jardín.
Tras sucesivas herencias, la propiedad del castillo, junto con el resto del pueblo de Javier, recayó en la Casa de Villahermosa que son sus actuales propietarios. María del Carmen de Azlor y Aragón y su marido, José Manuel de Goyeneche, conde de Guaqui, ordenaron levantar la actual iglesia-basílica en el lugar justo donde los padres de Javier habían construido el palacio nuevo y donde nació el Santo.
La duquesa de Villahermosa, ya viuda, donó el castillo y la basílica a la Compañía de Jesús con la condición de que lo mantuviera tal y como se le entregó. A mediados del siglo XX se completó una restauración, bastante historicista por cierto, que recreaba lo que pudo ser la fortaleza antes de su expropiación y que da cierto aire de castillo fantástico. Dentro del monumento se conserva un Cristo gótico bastante impactante, rodeado por frescos que recrean las danzas de la muerte medievales.
Desde 1886 cada primer fin de semana de marzo, tiene lugar una popular peregrinación al castillo de Javier, conocida como “Javierada” que congrega a miles de personas de toda Navarra y que se desplazan a pié decenas de kilómetros. Su origen hay que buscarlo en la última gran epidemia de cólera que asoló España un año antes. En ese momento se invocó al Santo y en señal de agradecimiento se cumplió la promesa de acudir en peregrinación a Javier.
 
 
Monasterio de Leyre (AHPZ)
Muy cercad e Javier, se encuentra otro edificio con gran carga simbólica para los navarros, el Monasterio de Leyre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Ebro: algo más que un río

El Ebro es algo más que un río, por su posición geográfica, por su historia y por su mitología. Este cauce da nombre a la península Ibé...