miércoles, 23 de octubre de 2013

Pilar Monzón Barberán


Pilar Monzón con sus alumnas hacia 1925
Sus alumnas la recuerdan como una maestra excepcional, enseñaba la geografía, utilizando mapas por ejemplo y explicaba de una forma que entendías todo y su especialidad era la ortografía y la caligrafía. Era natural del Bajo Aragón, seguramente había nacido en Alcañiz, y estudió magisterio en Zaragoza. Carmen Cativiela Redondo, que fue además de alumna nuera suya, contaba que en las monjas solo aprendía a rezar, educación, formas, labores y para de contar, pero con Doña Pilar, a la vez que «hacíamos labor por la tarde escribíamos el abecedario a cruceta». Mientras con ella llegamos hacer regla de tres, en el colegio de las monjas nos ponían, nada más llegar a clase, una cuenta de dividir con el cociente de tres o cuatro cifras, entonces hacías la cuenta y, como era tan larga, te distraías y al hacer la prueba del nueve te salía siempre mal y vuelta a empezar. Por la mañana hacíamos redacción, la lección del día que había que aprender, pero siempre muy bien explicada y de paso hacíamos gramática.

En las escuelas viejas llegaron a ir con Doña Pilar hasta ochenta niñas ya con las escuelas nuevas, además de Doña Pilar, vino Doña Micaela. «Éramos tantas que las que cumplíamos años del 1 al quince de cada mes íbamos con Doña Pilar y del 16 al final con Doña Micaela». Las chicas, iban a la Escuela hasta los 12 años. Carmen lo dejó antes porque se fue a las monjas, «cosa que le supo muy mal a mi suegra».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tributo de las tres vacas

Los alcaldes roncaleses y baretoneses ante la piedra de San Martín Como viene sucediendo año tras año desde hace casi siete siglos, e...