viernes, 23 de septiembre de 2016

Nunilo y Alodia


Estos dos bustos que se conservan en la Parroquia del Salvador de Villanueva siempre me han llamado la atención, en cierta ocasión me dijeron que estaban inventariados como “Matronas” sin más. Aunque la tradición popular dice que se trata de las mártires oscenses Nunila y Alodia, las dos hermanitas huérfanas que fueron obligadas a convertirse al Islam y así casarse con un pariente que se hacía cargo de ellas tras perder a sus padres. Al negarse a renunciar a su fe cristiana fueron martirizadas hasta morir, suceso que debió ocurrir allá por el año 851 en la villa de Alquezar, aunque ellas eran de Adahuesca.

Su devoción estuvo muy extendida por la España mozárabe y el valle del Ebro. Ésta comenzó en el monasterio navarro de Leyre, donde se dice que llevó sus restos el rey pamplonés Íñigo Arista, y también en el pueblo de las Santas, Adahuesca (que cuenta con reliquias desde el siglo XVI). Desde estos lugares se extendió por la Rioja y a Granada, tras la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos, precisamente con la fundación de la ciudad de Huéscar. Su festividad se celebra el 22 de octubre. Su historia se asemeja bastante a las mártires sevillanas Justa y Rufina.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

El año que cambió el siglo XX

1917 fue el año que vivió peligrosamente Europa. No solo será un momento decisivo para la I Guerra mundial tras la revolución rusa y la...