miércoles, 13 de septiembre de 2017

Pitera


Este verano me he reencontrado con una palabra que hacía años que no escuchaba; “Pitera”. “Este coche tiene pitera para subir hasta allí arriba” me dijo el chaval del parking del Pigalo en Luesia, cuando le pregunté si podía llegar hasta las peñas de Santo Domingo”. ¿Qué me quiso decir? Pues que le coche tenía fuerza y energía suficiente como para subir a las Peñas de Santo Domingo, bajarlas, subir a las de Herrera, bajarlas y darse una vuelta por el barranco del Lobo si hacía falta.



Es un término muy utilizado en ambientes deportivos y sobre todo futbolísticos. Se suele decir “Si el Real Zaragoza no le hecha pitera al asunto, no subirá a primera” o lo que es lo mismo, si el Zaragoza no se pone las pilas, seguirá en segunda. Para pitera la que tuvieron los Almogávares; que atravesaron todo el Mediterráneo y ellos solícos pusieron en jaque al Imperio Otomano, al Bizantino y se hicieron fuertes en Atenas y Neopatría. Los Sitios de Zaragoza fueron también una demostración colectiva de que “había que tener pitera” para hacer frente a los invasores franceses y no una vez, sino dos. En definitiva fuerza, garra, pundonor y energía con un punto de inconsciencia seguramente.


En realidad el término hace mención a los órganos genitales masculinos, que en Aragón se llaman “pitos”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ana Bolena en Añón de Moncayo

Ana Bolena sobre Añón de Moncayo, una fotografía gentileza de Antonia Abadía Mañana es día de gran fiesta, pues es el día del Rosario. Mañan...