sábado, 1 de febrero de 2020

La fuerza del Gállego



Hoy he ido a Villanueva, hay que ir de vez en cuando. En la Sarda como siempre he parado a tomar un café y Oscar el camarero, me ha dicho que en “la Virgen” el río había cogido un buen cacho de tierra estos días pasados, con las lluvias y la siguiente riada. Allí me he ido con la cámara, que de paso la quería probar después de estar un mes con arreglos. Me he quedado impresionado. El camino viejo que bordea el río y que unía la torre de Guallart con la del Hospitalico, cortado en varios metros, ha desaparecido tragado por el Gállego que bajaba con una fuerza como pocas veces había visto. He sacado fotos y me he acordado de otras veces que hice instantáneas más o menos del lugar.

La primera foto es de esta mañana en la que se aprecia el camino cortado en primer término a mano izquierda, para darnos una idea del tajo que ha hecho el río, ese camino sigue hasta donde está el coche que aparece detrás del seto, continua un poco más y gira a la izquierda, bordeando una valla metálica que se percibe junto al edificio amarillo, todo eso se ha llevado el río después de estas lluvias y consiguiente riada, que por cierto todavía continúa con fuerza. Es más se puede apreciar el muro de hormigón que queda ligeramente volado sobre el terraplén.

La siguiente foto es de hace 14 años, es decir de enero de 2006. Se ve que el curso del río va más hacia la margen izquierda, es decir hacia Peñaflor como se dice en Villanueva. Hay incluso un pequeño soto, residuo del antiguo soto de la Virgen, llamado así porque en tiempo sobre ese lugar estaba la ermita de la Virgen de Burjazud, patrona de Villanueva, ese bosquecillo que yo he conocido y bajado a él por un sendero, ya no existe.



Esta foto es de agosto de 2015, han pasado diez años de la anterior y se aprecia como ya el río ha cambiado de curso, el cauce se ha venido hacia Villanueva y la playa de piedras se encuentra en la otra orilla.



Esta foto es de un año después, noviembre de 2016, el río ha atacado el camino, pero aún se mantiene. Esos arbustos que aparecen junto al Gállego, posiblemente corresponden a las cañas que todavía se mantienen esta mañana en el farallón y que aparecen en la primera foto, secas y casi derruidas por la riada.



Por si fuera poco en esa zona se han construido en los últimos treinta años una serie de casetas y pequeños chalets donde hay gente que pasa el fin de semana, la verdad es que es un lugar bonito para estar, pero corren un serio peligro y no solo eso, muy cerca pasa la acequia de Rabal y hay campos de cultivo que pueden sufrir los embates del río. Se aprecia que la zona es muy frágil, se trata de un cortado levantado sobre sedientos del río y encima tierra suelta, de labor, no hay roca que haga de contención a las embestidas del Gállego que a este paso se va a comer término municipal y va a dejar tierras de Villanueva en el otro lado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

A vueltas conel 40 aniversario de la Banda de Villanueva de Gállego

Una de mis últimas entradas, la que hace referencia al 40 aniversario de la recuperación de la banda de música en Villanueva de Gállego, cau...