jueves, 8 de agosto de 2013

Banca Catalana y las Fiestas de Villanueva


Fotografía: Gerardo Sancho Ramo (1975)
Entre las Fiestas de 1974 y 1975 se produce un cambio sustancial en la estructura organizativa de los festejos populares villanovenses en honor a las Santas Reliquias.
Los días festivos de 1974 sufren un alargamiento que hacen que la Retreta se desplace del jueves al sábado. Esto es debido a que el viernes 27 de septiembre de ese año (1974) BANCA CATALANA, obsequia a la población con una becerrada que sería liada por el entonces novillero local Jesús Marcén Sarto. Esto conllevaba además encierro por la mañana, en definitiva un día más de boulls. Desplazando la Gymkana, los concursos tradicionales de carreras y entalegados al sábado, día en el que se cerraban las fiestas hasta los recortes de hace unos años.

Al año siguiente (1975) se produce el desplazamiento de las Fiestas al primer domingo de septiembre, (no está demostrado que influyera en esta decisión Don Jordi Pujol, entonces President de la Entidad) la razón oficial eran el Calendario Escolar. Donde si vuelve a estar presente Banca Catalana es en la prolongación de las Fiestas, volvi9endo a obsequiar a la población con una nueva becerrada, esta vez a cargo de José Oñate Murillo (uno recuerda de esta ocasión como un avioneta sobrevoló la plaza con una pancarta que nombraba a la entidad bancaria y desde la cual se arrojaban caramelos, fue una imagen impactante). Los obsequios de Banca Catalana para con Villanueva de Gállego se prolongaron hasta 1979, interviniendo en las becerradas:

1974 Jesús Marcén Sarto
1975 José Oñate Murillo
1976 Jesús Marcén Sarto
1977 Jesús Marcén Sarto
1978 Manuel Miravete Gracia
1979 Jesús Gracia Navarro

Durante esos años las distintas oficinas bancarias radicadas en la localidad ofrecen siempre importantes premios y colaboraciones en el Programa festivo así el sábado 28 de septiembre de 1974 el Banco Hispano Americano, dona los trofeos de la Gymkana automovilística, que patrocina nada menos de Coca-Cola. Al año siguiente la actual Ibercaja ofrecerá el Trofeo correspondiente al partido de Futbol y se repetirá participación de la multinacional americana y del Banco Hispano. Programación que se repetirá en 1976 pero en la que se añadirá la colaboración del Banco de Fomento, otorgando trofeos en al “tirada local al plato”. Este año la contraportada del Programa pertenece a Banca Catalana y el primer anuncio, tras la portada al Banco Hispano y el último a la Caja de Ahorros de Zaragoza (a toda página).

Quizás en todo este despliegue publicitario, tuvo mucho que ver la expropiación del Castellar y Vedao de Villanueva para ser destinado al actual Campo de Maniobras de San Gegorio, muchos de los afectados eran vecinos del pueblo y sin duda las compensaciones económicas eran atrayentes para las entidades financieras, pero quizás la que más impacto fue sin duda la intervención de Banca Catalana.


Cuadrilla de novilleros fiestas 1930. (Familia Ortega-Lisón) 
Fue una entidad financiera española creada en 1959 por Florencio Pujol Brugat, su hijo Jordi Pujol y Solé y Francesc Cabana. Gracias a la legislación franquista sobre ordenación bancaria, entre los años 1960 y 1970 se expandió por todo el territorio de la antigua Corona de Aragón, así como en Madrid y País Vasco. Suele decirse que la entidad financió actividades catalanistas de todo tipo, incluso el fichaje de Johann Cruyff por el FC Barcelona en 1974. Su expansión fue muy similar a la Rumasa de Ruiz Mateos, pero centrada exclusivamente en el sector bancario, sobre todo catalán.
Entre 1974 y 1976 repartió 516 millones de pesetas en dividendos, pese a que tenía un déficit de 11.086 millones. En 1981 era el décimo grupo bancario español y el primer grupo bancario catalán.
En 1982 entró en crisis cuando un falso anuncio de suspensión de pagos provocó la salida del 38% de los depósitos de la mayor parte de entidades financieras catalanas. Los primeros intentos de solución fracasaron, y como uno de los directivos de los años setenta fue el entonces presidente de la Generalidad de Cataluña, Jordi Pujol i Soley, el caso cobró connotaciones políticas. El Banco de España nombró tres administradores en noviembre de 1982 que detectaron un fuerte desequilibrio patrimonial y que promovieron la reducción del capital y una fuerte ampliación para revitalizar la entidad en noviembre de 1982. La ampliación fue cubierta por el Fondo de garantía de depósitos del Estado Español. En 1984 el Banco de Vizcaya se hizo con el 89% de las acciones de Banca Catalana y Jordi Pujol fue incluido en la querella presentada por la Fiscalía General del Estado que presentó la petición de procesamiento de los 18 ex consejeros del banco, entre ellos Pujol, por presuntos delitos de apropiación indebida, falsedad en documento público y mercantil y maquinación para alterar el precio de las cosas. Sin embargo, en noviembre de 1986, reunido el pleno de la Audiencia de Barcelona para decidir sobre esta petición, 33 magistrados votaron en contra de procesar a Pujol al estimar que no había indicios racionales de criminalidad en su actuación como vicepresidente ejecutivo de Banca Catalana, mientras de 8 jueces se pronunciaron a favor del procesamiento. (Diario El País martes, 26 de agosto de 1986).
(http://web.archive.org/web/20120316041449/http://www.diaridegirona.cat/secciones/noticia.jsp?pRef=2862_5_228051__Economia-compleixen-anys-duna-crisi-bancria-sacsejar-Catalunya-dels)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tributo de las tres vacas

Los alcaldes roncaleses y baretoneses ante la piedra de San Martín Como viene sucediendo año tras año desde hace casi siete siglos, e...