martes, 20 de julio de 2021

Onsella: La val de los hombres ilustres

Petilla de Aragón (Navarra) cuna de Santiago Ramón y Cajal

Algo de razón tienen aquellos que defienden que el paisaje condiciona el carácter y es que existen lugares, que poseen una carga ambiental que influye en quienes nacen en ellos. Algo de eso debe tener la Val d’Onsella, al norte de la provincia de Zaragoza y de la cual es capital Sos del rey Católico. Entre Petilla de Aragón y Sangüesa (ambas localidades navarras) hay tan apenas 30 kilómetros pues bien, junto a esta línea recta imaginaria han nacido cuatro personalidades que no solo han marcado la historia de Aragón, Navarra y España, sino que también han traspasado las fronteras nacionales y se han convertido en auténticas personalidades internacionales: Santiago Ramón y Cajal en Petilla. Fernando el Católico en Sos. Francisco Javier en el castillo de su mismo nombre y Sancho Garcés Abarca en Sangüesa, el esposo de doña Toda; otro personaje que seguramente también era de la comarca. Hace unos años me contaron que en la localidad zaragozana de Los Pintanos, al noreste de la Val d’Onsella, todavía se conserva el llamado “balcón de doña Toda” por Toda Aznárez, esposa de Sancho Garcés I de Pamplona y por tanto, abuelos de Sancho III el mayor de Navarra. El primero que se hizo llamar “Rex Hispaniarum”. Cada vez estoy más convencido que fue en esta semicomarca de las Cinco Villas, donde se fraguó la resistencia contra el invasor árabe, como si de una “Covadonga” aragonesa se tratara, incluso posee su propia batalla mítica sobre el río Aragón en el llamado “Puente de los Roncaleses”.


Sos del Rey Católico (Zaragoza)
 

No sé si será simple casualidad o condicionamiento climático, el caso es que estos cuatro personajes han nacido en una distancia de escasos 30 kilómetros y en diferentes épocas de la historia. El primero hace 150 años, el segundo y tercero en torno a 1500 y el cuarto en plena alta Edad Media. De Fernando el Católico y de don Santiago sabemos que vivieron muy poco en la zona, respecto de Francisco Javier; éste tuvo que marchar a Francia junto con sus padres a la edad de 6 años, por culpa precisamente de Fernando el Católico. En cuanto a Sancho Abarca y doña Toda, desconozco cuanto tiempo vivieron en Sangüesa y la Val d’Onsella. Lo que sí está constatado es que pocas zonas tan poco pobladas y deprimidas como es ésta, pueden presumir de tantos hijos ilustres y de la categoría de éstos.


Castillo de Javier (Navarra) cuna de Francisco Javier

Paisaje de la Val d'Onsella desde Sos: al fondo Sangüesa (Navarra)

Navardun (Zaragoza) en el centro de la Val d'Onsella

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Conferencia en la casa de Aragón en Madrid

La casa de Aragón en Madrid, me ha invitado a impartir una conferencia el próximo jueves 27 de enero a las 19 horas en sus locales ubicados ...