sábado, 26 de junio de 2021

La Infanta Isabel y Francisco Pradilla




En las últimas entradas he estado hablando de la Infanta doña Isabel de Borbón y, respecto a la que publiqué sobre su estancia en Villanueva de Gállego, alguien me ha preguntado ¿No pararía en Villanueva, para conocer la casa y el pueblo de Francisco Pradilla? La verdad es que no había caído en este detalle, entre otras cosas porque el pintor de Juana la Loca no era muy monárquico, aunque me consta que los miembros de la Familia Real le tenían bastante aprecio, consideración y que incluso, algunos componentes de la Familia tenían amistad con él. 

El otro día revisando información sobre tan egregia señora, me apareció un dato bastante curioso y es que “La Chata” vivía en Madrid en un palacio (que todavía existe y que está destinado a instalaciones militares) ubicado en la calle Quintana, justamente en la misma calle donde Francisco Pradilla tenía su vivienda y su estudio de pintura y, que fue destruido durante la Guerra Civil es decir, que Pradilla y la Chata eran vecinos y por tanto se conocían y además eran casi de la misma edad, así que doña Isabel sabía que don Francisco era aragonés y que había nacido en un pueblecito cercano a Zaragoza y seguramente, le honraría con su amistad pues a la Infanta le gustaba mucho conocer gente y sobre todo si se era un importante pintor, más todavía. Quizás por eso expresó su deseo de parar en Villanueva, para conocer el pueblo donde había nacido su ilustre vecino y seguramente amigo. 

Ahora me cuadran algunas cosas: como que no fue una parada improvisada u ocasional, sino que fue comunicada al Ayuntamiento de la localidad con dos días de antelación, desde el Gobierno Civil. Lo que demuestra el interés que tenía doña Isabel por conocer el pueblo y que durante el trayecto entre Huesca y Zaragoza, no parara en otras localidades más importantes en la época como son Almudévar y Zuera y que además, parara en Villanueva cuando tan solo quedaban unos kilómetros para llegar a Zaragoza, no hay que olvidar que un viaje en coche hace más de cien años era pesado y entre la Capital del Ebro y el pueblo de Pradilla por entonces, había como media hora de camino en automóvil. Por cierto doña Isabel era muy aficionada al automovilismo y Miguel, el hijo de Pradilla fue uno de los pioneros del volante en España, es posible que incluso le acompañara en aquel viaje.

En definitiva la Chata pasó por Villanueva mientras, Francisco Pradilla puso a Villanueva en el mapa y en los libros de Historia, al menos del Arte y Villanueva era conocida, al menos hace cien años en Madrid, por ser la patria chica del pintor de la Rendición de Granada. Me imagino el diálogo a la vuelta: 

-        Don Paco, he estado en su pueblo

-        Y ¿Qué le ha parecido. Alteza?

-        ….



No hay comentarios:

Publicar un comentario

A vueltas conel 40 aniversario de la Banda de Villanueva de Gállego

Una de mis últimas entradas, la que hace referencia al 40 aniversario de la recuperación de la banda de música en Villanueva de Gállego, cau...