viernes, 9 de marzo de 2018

Torre del Carmen Alta (ayer y hoy)



El otro día encontré la foto en blanco y negro que publicó en Facebook Rafael Margalé, que es un auténtico archivo de imágenes aragonesas. Al verla me vino a la memoria esta torre que muchos hemos conocido desde niños, al lado de la carretera de Huesca, a la salida de Zaragoza y justo en frente de la Academia General Militar. Siempre me llamó la atención su majestuosidad, su elegancia. Muy parecida a la torre del Hospitalico de Villanueva, pero mucho mayor que aquella y con más dependencias además, la vista estaba rematada por esta puerta que, aunque pequeña, era monumental gracias a las bolas situadas en los extremos de la parte superior y que algunos decían, procedían de la Puerta del Carmen de Zaragoza, al fin y al cabo esta era la llamada Torre del Carmen Alta, en contraposición con la Baja que se encuentra más o menos a un kilómetro en dirección al Gállego, en plena huerta entre Cogullada y San Juan de Mozarrifar.

Este edificio, además de ser representativo de las torres zaragozanas de los siglos XVII y XVIII, pose una historia singular. Se cuenta que en ella se alojaron el Estado mayor francés de la margen izquierda, durante los asedios a Zaragoza e incluso que en ella vivió Suchet. También se dice que se pensó en “acondicionarla” como campo de concentración durante la Guerra Civil, pero que al final el ejército se decantó por la papelera de San Juan, a cambio de que en sus terrenos se cultivaran “coles” para suministro de los presos. Se cuenta que al ser abandonada, comenzó a ser invadida por transeúntes que arrasaban sus dependencias y que se derribó por eso mismo, para evitar males mayores, una pena.

Siempre que pasaba pensaba lo mismo, tengo que hacerle una foto, hasta que un día pasé y ya no estaba, la habían derribado, menos mal que don Rafael tuvo la oportunidad de hacerlo, si no tan solo nos quedaría la memoria, así al menos nos queda una leve imagen de lo que fue y de lo que es hoy en día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sorpresa en la Iglesia de Añón

Entrar en la iglesia parroquial en Añón de Moncayo y encontrarte a Curro Fatás ejerciendo de guía, no tiene precio