La tormenta de 1923, en la huerta de Zaragoza

Fotografía aérea de la carretera de Cataluña, al norte de Zaragoza, según fotografía aérea 
tomada en 1927 por la CHE (Archivo Igear Aragón)

En la misma Zaragoza y a consecuencia de haber sido rotas en San Juan varias acequias con objeto de desviar las aguas, un aluvión inundó una gran extensión del barrio de la carretera de Barcelona (actual La Jota) donde tuvieron que ser desalojadas precipitadamente 200 casas y 60 vaquerías. Los bomberos trabajaron para desaguar la zona inundada creyéndose que dada la extensión y la proximidad del río Gállego, éstas escurrirán fácilmente, sin que haya que temer grandes daños[i]. «Un laberinto de carros dificultaba el tránsito por la carretera del Gállego, encharcada por el mayor nivel del agua, pasando a inundar las propiedades agrícolas y las viviendas en la margen derecha en dirección al otro camino del Gállego, próximo al llamado del Vado, La casa que hace esquina a la entrada del camino de Cogullada, se había hundido casi en su totalidad… Presenciamos dos hundimientos de casas, una es la llamada torre del Escribano y la otra próxima a la Azucarera de Aragón, estas estaban construidas en su mayor parte de adobe y se explica fácilmente su derrumbamiento. Las inmediatas a la antigua fábrica de Lóbez aparecen convertidas en inmensas lagunas, salvando el desnivel de la carretera que es de cerca de dos metros e inundando los campos de la derecha. Los moradores de las parcelas de Escudero (la calle 11 de Julio) empezaron a desalojar sus viviendas, llevando a hombros los enseres llegándoles el agua en algunas partes de la carretera a la rodilla; en carros y caminos eran después transportados a distintos puntos. La misma orden se dio a los habitantes de las torres y casas que existen a la derecha de la carretera hacia el camino del Vado, ante el temor de que las aguas, buscando el natural declive las alcanzase. En la azucarera de Aragón; pasaron todo el día los obreros construyendo defensas con sacos llenos de tierra y barro para evitar entrase el agua dentro de la fábrica. La casa llamada de los obreros fue desalojada llevando los muebles a uno de los almacenes de azúcar, que por su construcción más consistente ofrecía mayor seguridad las casas que existen al a entrada de la Azucarera también fueron desocupadas, lo mismo que en la fábrica de hijos y sobrinos de Solans»[ii]. 

Al otro lado del Gállego y en Villamayor, a las tres de la tarde del día 10 se desencadenó una fuerte tormenta precedida por un fuerte viento huracanado que derribó chimeneas y aleros de tejados; ocasionó perjuicios de consideración en los árboles frutales. «Después se sucedieron una serie de tormentas que no han cesado hasta las cuatro de la mañana del día de hoy 11 de julio muy aparatosas, que afortunadamente nos han prodigado lluvias torrenciales muy beneficiosas para la huerta y las viñas del monte. En la casa del vecino de Villamayor Agustín Escario, se formó una sima de bastante consideración»[iii]. En los barrios de Santa Isabel y Montañana, este último separado de San Juan tan solo por el Gállego, la tormenta causó destrozos de consideración en algunas viviendas, al igual que en Movera. En el cercano pueblo de Pastríz, también hubo pérdidas de consideración. 

Ya en la vertiente de la muela del Castellar que da al Ebro; en el barrio de Juslibol el cuadro era imponente, las calles estaban convertidas en arroyos y algunas casas amenazaban con hundirse «los mozos del pueblo tenían que abrir cauce a los torrentes de los barrancos para desviarlos del barrio, pero eran insuficientes para impedir que el agua convirtiese en lagunas; calles y plazas» Las cosechas estaban perdidas y los daños materiales fueron de enorme consideración, una anciana se quejaba ante los periodistas que se acercaron al lugar «y luego vendrán a cobrarnos la contribución»[iv]. Al otro lado del Ebro y en el cercano pueblo de Monzalbarba se hundieron tres casas[v] en este lugar se extendía una inmensa laguna de agua y en el centro de ella, la barriada obrera de la cercana fábrica y es que este núcleo fue uno de los más perjudicados, junto con las localidades ribereñas del Gállego. La circulación por tren en esta zona también estaba cortada en dirección Logroño y Pamplona. Por lo que respecta al barrio de Alfocea[vi], que se encuentra situado en la desembocadura de un barranco en la margen izquierda del Ebro y frente a Monzalbarba y vecino del pueblo de Juslibol. Existe una val que baja directamente del monte del Castellar y que recoge aguas del monte de Villanueva de Gállego, el barranco bajó con mucha fuerza hacia la vega y el pedrisco causó grandes daños sobre todo en la huerta de la localidad que da al rio Ebro.

En la parte inferior: el barrio de Alfocea visto desde las torres del Pilar y en la superior,
la Val de Alfocea



[i] Hemeroteca Virtual (Biblioteca Nacional) El Debate 12 de julio de 1923 (Portada)”El agua destruye dos pueblos aragoneses”.

[ii] Hemeroteca municipal de Zaragoza: El Noticiero viernes 13 de julio de 1923, página 2

[iii] Hemeroteca Municipal de Zaragoza. El Noticiero 12 de julio de 1923, página 2

[iv] Hemeroteca Municipal de Zaragoza. El Noticiero 13 de julio de 1923, página 2

[v] Hemeroteca ABC Madrid 12 de julio de 1923, página 15

[vi] Hemeroteca Municipal de Zaragoza. El Noticiero 12 de julio de 1923, página 3

Comentarios

Entradas populares de este blog

El siglo XX de las monarquías europeas

María Luisa Orobia