jueves, 25 de julio de 2013

Gregorio Cruchaga Urzainqui


 Fue un guerrillero navarro, nacido en Urzainqui (Roncal) el 13 de marzo de 1785. Era hijo de Ignacio Cruchaga y Manuela Urzainqui. Miembro de una importante familia ganadera del Valle, fue estudiante en la Universidad de Zaragoza por los mismos cursos que Xabier Mina y donde le cogió el Motín de los estudiantes el 20 de marzo de 1808, seguramente en esta época se conocieron. Es posible que participara con el resto de roncaleses en los Sitios de Zaragoza a las órdenes de Francisco Gambra y Mariano Renovales y después resistiendo junto a éstos en la defensa del Valle frente a las tropas napoleónicas, de hecho se dice que fue Gregorio quien derrotó a las tropas de Puisalis a quien pasó a cuchillo el mismo Cruchaga. Se alista en la guerrilla de Xabier Mina y participa en diversas acciones, entre ellas la de Tudela de donde saldrá herido, hasta que el de Otano cae prisionero en marzo de 1810.
El día del Pilar de ese mismo año combate junto con Francisco Espoz y Mina en una acción contra la guarnición de Tarazona. Tras una sangrienta lucha, Cruchaga resultó herido por una cuchillada en la cabeza, quedando preso de los franceses. Enterado Espoz de tal circunstancia contraatacó, sable en mano y al frente de su tropa, logrando rescatar a su Lugarteniente.


Partida de Bautismo perteneciente a Gregorio Cruchaga
Las andanzas de Cruchaga son imparables por la gran movilidad de su gente e incontables las peripecias, así como argucias en el combate. Su “Teatro de operaciones” abarcaba desde Navarra hasta el Cinca. En Aragón controlaban sobre todo las Cinco Villas y el valle del Gállego. Notable fue la incursión que llevó en esta zona, junto con Espoz, en la Noche vieja de 1811, llegando hasta las mismas puertas de Zaragoza, obligando a la guarnición a refugiarse tras el puente de Piedra.

Su principal victoria fue en la batalla de Arlabán, donde tuvo relevancia un asalto a la bayoneta que ocasionó 800 muertos y 400 fugitivos entre las tropas francesas. Tras esto el general Reille puso precio a su cabeza (cuatro mil duros al que prenda, haga prender o mate al xefe de bandidos Cruchaga).

En Plasencia de Gállego (actual del Monte) junto a Huesca, el fogoso Cruchaga sorprendió al enemigo por la espalda e hizo gran número de prisioneros, incluido el general Ceccopieri. Decidieron enviar a los reclusos a Inglaterra y embarcarlos en Bilbao, tras una travesía llena de peripecias lograron subirlos en una nave rumbo a las islas británicas en Motrico. Ante el cúmulo de acciones del navarro y represalia, las tropas francesas entraron en Urzainqui quemando la casa del guerrillero y trece más (aun quedan restos en algunos edificios del incendio) llegando hasta la iglesia parroquial de San Martín.

La última acción de Cruchaga fue en Ormaiztegi (Guipuzcoa), donde chocó con la columna del general, barón d'Arquien. Allí una bala de cañón le destrozó el brazo izquierdo y la mano derecha. La columna Abbé salió en su persecución para capturar al herido, pero a éste le habían ya escondido en el monte Aralar, donde tendido en un pequeño ataúd que le servía de camilla, bajo un intenso aguacero murió Gregorio de Cruchaga en Etxarri-Aranatz, (Navarra) el 30 de mayo de 1812 siendo trasladado por sus hombres hasta Urzainqui donde fue enterrado, acababa de cumplir 27 años. El Gobierno le recompensó con el nombramiento de Brigadier y con la banda de General aparece en el retrato que se conserva de él.

El Sacristán de Urzaínqui me señala el banco bajo el cual esta enterrado el guerrillero
Hace unos años me indicaron el lugar donde fue enterrado el guerrillero, junto a los muros de la parroquial, en el lado sur que da a un pequeña replaceta donde antiguamente estuvo el cementerio, justo debajo de un banco donde mi tía y sus vecinas tomaban el sol de la tarde durante muchos años y donde yo he jugado muchas veces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tributo de las tres vacas

Los alcaldes roncaleses y baretoneses ante la piedra de San Martín Como viene sucediendo año tras año desde hace casi siete siglos, e...