jueves, 8 de febrero de 2018

De Tabarnia a las Encartaciones

Museo de las Encartaciones en Sopuerta (Vizcaya)

Ahora que está de moda Tabarnia, me viene a la memoria que este fenómeno anti-nacionalista o pro españolista no es nuevo en la historia reciente de España, ni mucho menos es una idea original de Albert Boadella, por mucho toque personal que se le dé o por mucha utilización de las nuevas tecnologías. Cada época tiene su afán y también sus recursos que en parte le hacen diferente de la anterior, aunque en el fondo sean lo mismo o persigan fines parecidos.

Al inicio de la II República se vivió un fenómeno similar a lo que está ocurriendo ahora en Cataluña, pero en esta ocasión en el País Vasco. Durante el verano de 1931 las provincias vascongadas quisieron seguir los pasos del Estát y decidieron hacer su propio estatuto y sus leyes autonómicas, en esta ocasión unidas a Navarra, pero les salió el tiro por la “culatra” como vulgarmente se dice y nunca mejor dicho y es que las llamadas Encartaciones vizcaínas también decidieron pedir su propio estatuto de autonomía, separadas del resto de Euskadi.

Las Encartaciones son una comarca natural situada al oeste de la ría bilbaína y limitan con Cantabria, de hecho Castro Urdiales también es considerada dentro de esta zona. Desde la Edad Media poseía una legislación peculiar y unas costumbres propias. Su capital era y es Valmaseda, pero tenía como importantes localidades en su territorio a Santurce y Portugalete en la margen izquierda de la ría del Nervión y por tanto en la zona industrial, obrera y de inmigración que se asentaba en Bilbao, de hecho, y este es un caso similar al de Tabarnia, el 95% de sus habitantes usan el español como lengua habitual. La idea de elaborar un estatuto que les diera autonomía, respecto de las Vascongadas partió de los partidos y sindicatos de izquierdas, sobre todo el PSOE, que temía se creara un “Vaticano nacionalista” en el norte de España y de paso una reacción contra el nacionalismo vasco. Una de las cosas que consiguió este llamado “Estatuto de las Encartaciones” fue que se paralizara el proyecto autonomista vasco hasta el inicio de la Guerra Civil, e incluso entonces fue un fracaso, pues las provincias de Álava y Navarra se adhirieron al Golpe del 18 de julio desde los primeros momentos.





1 comentario:

  1. Se podrá estar de acuerdo o no con las publicaciones de Carlos Urzainqui Biel, pero lo que no cabe ninguna duda, es el meticuloso trabajo realizado en ellas, que por mí parte es de agradecer. Gracias.

    ResponderEliminar

Grupo danzantes de Tardienta (Huesca)

Representación del dance de Tardienta (Huesca) durante la muestra de “Dances en los Monegros” celebrado el sábado 25 de Junio de 2022 en Sar...