domingo, 14 de junio de 2020

Abel Bueno Gros


Adoración del niño Dios por los ángeles (Abel Bueno 1897)

Hoy voy a recuperar otra entrada que publiqué hace años, en esta ocasión ampliada con más datos, rectificada y más documentada que la anterior, es quizás una de las ventajas de este tipo de publicaciones telemáticas; que siempre están vivas y siempre se pueden ampliar, quedando lo que acabas de publicar desfasado por una nueva información. En este caso hablo de don Abel Bueno Gros, un pintor nacido en Villanueva de Gállego y que fue padre del Cardenal Bueno Monreal y también de una pintora de la que hablaremos más tarde, Isabel.

Cuando era pequeño e iba a misa todos los domingos, fui monaguillo unos años, siempre me llamaba la atención un cuadro que estaba colocado justo encima del gran retablo del Altar Mayor de la iglesia del Salvador en Villanueva de Gállego. Me chocaba además que estuviera lleno de angelitos, era como si estuviera tan saturado el mencionado retablo, (muy recargado de por sí con seres celestiales) que algunos se hubieran salido de él.

Tras una reforma efectuada en el templo a mediados de los noventa (siglo XX), el lienzo desapareció y nunca más se supo de él. Hace unos tres años el párroco de Villanueva me mandó un trabajo que consistía en fotografiar todas las imágenes que se encontraban en un viejo cuarto tras el coro y documentando, documentando allí estaba de nuevo ante mí y en esta ocasión mucho más cerca que antes, ante estábamos más o menos a la latitud en la que estuvo siempre aquel lienzo. Luego en un viejo recorte de prensa leí que representaba «la adoración del niño Dios por los ángeles» en esa misma reseña se decía que lo había pintado Abel Bueno, artista local y que había demostrado un pincel excelente y buen gusto. «Mil enhorabuenas a dicho señor, a toda su familia y mil votos de gracias en nombre de todos los católicos de este pueblo». Finalizaba el artículo diciendo que, «contento puede estar Villanueva de tener un hijo tan agradecido que sabe emplear sus dotes en beneficio de la iglesia en que fue hecho hijo de Dios». La firma del cuadro no deja dudas. “Dedicado a la iglesia de Villanueva de Gállego 21 de septiembre de 1897, Bueno Gros”.
 
Abel Bueno por gentileza de su nieto, Javier Bueno Lidón
 
                             
Efectivamente Abel Baldomero Bueno Gros había nacido en Villanueva de Gállego el 27 de febrero de 1872 su padre, Manuel Bueno Carreras era Secretario del Ayuntamiento de Villanueva. Su madre Teresa Gros Sabaté, era natural de Villanueva. Aparece inscrito en el Registro Civil municipal con el número 7, seguramente a su padre, que era todo un personaje de la época, le hubiera gustado que el mayor de sus hijos hubiera inaugurado este documento, pero no fue posible. Otros hijos de la pareja fueron Daniel (que fundaría una famosa pastelería en el paseo de Independencia de Zaragoza, llamada Ceres) y David (que fue Ingeniero). Entre las chicas se encontraba Amalia, que vivió toda su vida en Villanueva y que se casó también con el Secretario Municipal (Gregorio Bonet Franco) Concha, Teresa y Eulalia. Respecto de Abel, se sabe que fue alumno de otro ilustre maestro villanovense Tomás Alvira (padre), más tarde estudió Bellas Artes en la Academia de San Fernando de Madrid apadrinado por su paisano Francisco Pradilla. Entre 1887 y 1889 escribió un diario de su vida donde anotó sus peripecias pintando las riberas del río Gállego cruzando la barca de Peñaflor (barrio de Zaragoza).

Con apenas 23 años abrió una academia de dibujo y pintura en Zaragoza, justamente en el número 9 de la entonces llamada “Plaza del pueblo” actualmente plaza del Carmen. Este centro se ubicó en un viejo caserón que hasta hacía poco había sido sede del colegio de Jesuitas en Zaragoza y anteriormente palacio de los condes de Saldaña. La academia abrió sus puertas en 1898. Por su estudio pasaron muchas jóvenes que por su extracción social no podían tener acceso a la Escuela de Artes. En la puerta del edificio existía una gran placa esmaltada en la que rezaba:

Academia de dibujo y Pintura.
Director Abel Bueno Gros. Profesor con título oficial
Clase especial para señoritas
Dibujo para carreras especiales
Pintura Labores Artísticas.
Dibujo para obreros.
Clases de noche.

Consiguió que el Ayuntamiento de Zaragoza le subvencionara por aquellas fechas con 1.500 ptas. anuales para dar clases a las niñas de las Escuelas Municipales de enseñanza Primaria, previamente seleccionadas por sus dotes artísticas por la Junta local, asistiendo gratuitamente a las clases de su Academia. Hace poco leí que varios pintores sudamericanos se desplazaron a España para aprender de Don Abel. Impartía dos clases diarias de once a una de la mañana en dos grupos, con un total de cuarenta alumnas y una duración del aprendizaje de tres años. Las enseñanzas estaban orientadas entre otras cosas «al dibujo aplicado a labores de bordado». Las niñas empezaban los estudios a los doce y quince años. También por sus aulas pasaron muchos jóvenes zaragozanos para tomar clases preparatorias en dibujo y otras materias con el fin de acceder al bachiller superior y enseñanzas universitarias, parece ser que el nieto de su profesor villanovense, Tomás Alvira Alvira, llegó a dar clases en esta academia. Como rezaba en la plaza publicitaria de su academia dio también clase a lo largo de su dilatada actividad a otros muchos jóvenes artistas; como por ejemplo Martín Durbán, Vicente Rincón, José Luis González Bernal el pintor surrealista aragonés más importantes, etc., Solía hacer con sus alumnos excursiones por los alrededores de Zaragoza, donde les indicaba temas de paisaje como ejercicio para pintar.

Fachada de la Academia

Entre otras cosas, señalar que las pinturas que decoraban la pastelería Ceres eran autoría de Abel. Desde 1887 el turolense Manuel Viñado venía impartiendo clases de Dibujo a alumnas seleccionadas de las escuelas municipales de enseñanza Primaria. Le sucedió en esta faceta el pintor Abel bueno, quien en la guía de Zaragoza para 1897 editada por Manuel Joven Gascón, anunciaba con publicidad individual gráfica su “Academia de dibujo y Pintura que había abierto dos años antes en la plaza del Pueblo. Los últimos años de la academia fueron en la  Calle del Molino, bocacalle de Alfonso y a la que se trasladaron porque el viejo caserón de la plaza del Carmen amenazaba ruina. Sus puertas se cerraron en 1975 y todos sus modelos y escayolas fueron donados a la Escuela de Artes y Oficios de Zaragoza. Abel estuvo casado con Francisca Monreal Oliver (Familia de José Sinués Urbiola. El matrimonio tuvo cuatro hijos; José María, nacido en 1904 y que llegó a ser cardenal de la iglesia Católica, Isabel nacida en 1905. Una esperanza de la pintura aragonesa, truncada en plena juventud, pues falleció a los 23 años en 1929 y que es merecedora de otra entrada, Abel nacido en 1907 y Manuel 1909.  Abel Bueno Gros falleció en 1946.

Abel Bueno en su juventud (Gentileza Javier Bueno Lidón)


Fuentes:
Diario de Avisos 30 de septiembre de 1897. ““Dedicado a la iglesia de Villanueva de Gállego 21 de septiembre de 1897, Bueno Gros”
García Guatas, Manuel, “La enseñanza artística en Zaragoza” en, Torralba Soriano, Federico. Las artes plásticas en Aragón durante el siglo XVIII, Institución Fernando el Católico, Zaragoza 1995, págs. 87-88.
Oliván Bayle, Francisco. Catálogo Artistas aragoneses de la generación del 31, Lonja octubre noviembre 1988. Ayuntamiento de Zaragoza.
Javier Bueno Lidón, nieto de Abel Bueno Gros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

José Ángel Zalba, Manzanete y el Puente ancho

Cuando yo era crío, en mi pueblo y muy cerca de mi casa vivía un personaje de pasado oscuro al que todas llamábamos “Manzanete”. Era el terr...