miércoles, 24 de junio de 2020

Romería a Santa Orosia y paloteadores de Yebra de Basa (Huesca)



Cada 25 de junio se celebra Santa Orosia “patrona de las montañas de Jaca y refugio seguro de sus devotos” según reza la leyenda. Cuenta la tradición que Orosia o Eurosia era una princesa centroeuropea que por mediación del Papa de Roma, venía a tierras aragonesas con el fin de contraer matrimonio con el entonces príncipe visigodo Fortún Garcés (existe algún mítico rey de Pamplona y Sobrarbe con este nombre) a finales del siglo VIII. Cuenta la historia que la desgraciada de Orosia perdió la cabeza por culpa de un moro, que se tropezó en su camino y que se la cortó ante la negativa de la bella princesa bohemia; seguramente rubia, con ojos azules y un metro ochenta de estatura y que éste, para ocultar su fechoría no se le ocurrió mejor idea que enterrarla en la ladera de un monte, más alto que el horizonte. Unos 300 años más tarde, en la madrugada del día 25 de junio del año 1072 un ángel se apareció al pastor Guillén de Guasillo, que guardaba su rebaño en los puertos de Yebra de Basa, a los pies del monte Oturia, con el fin de revelarle la historia del martirio y la ubicación de las reliquias de la mártir cristiana, para demostrarle que eso era cierto, le señaló una fuente que para él y hasta entonces, le resultaba desconocida. Sobre esta fuente fueron halladas las reliquias de la santa y en ese lugar se levantó una ermita que ha llegado hasta hoy con lamentables modificaciones durante la guerra civil, de las cuales tan solo se salvó la cabeza relicario que se procesiona cada año y que se conserva en la próxima localidad de Yebra de Basa (Huesca).


Subida a Santa Orosia


La romería parte cada 25 de junio, a primeras horas del día desde la iglesia de Yebra y congrega a romeros de pueblos y lugares de todo el Serrablo y Sobrepuerto, así como de otros lugares de la geografía aragonesa (se le suele invocar ante los males de cabeza y lo que antes llamaban endemoniados). Se accede a la pradera del puerto de Yebra a través de un cortado que atraviesa una senda plagada de ermitas rupestres, donde se dice que buscó refugio la santa tras ser advertida por los lugareños de que por allí andaba un rey moro con ganas de pelea. En uno de estos eremitorios se encuentra enterrado Acisclo, un obispo que acompañaba a la princesa y que sufrió las iras del sarraceno tras negarse el clérigo a decirle donde estaba la bella Eurosia. En esta subida llevan la peana de la santa cuatro vecinos de Yebra, turnándose cada año gracias el sistema llamado “redolín”. Al llegar al “zoque” de sobre puerto, Orosia es recibida por las banderas que representan a todos los pueblos congregados y sus cruces procesionales, allí también están los paloteadores de Yebra de Basa que han subido con las reliquias de la Santa. En ese momento y tras un leve descanso, se inicia el tramo final hasta la ermita de Santa Orosia, durante este trayecto al cabeza de Orosia es tradición, ser llevada por miembros de Casa Ramón de Sasa y Casa Oliván de Javierre. Ya en la ermita se llevaran a cabo los ritos principales de ese día; Misa y después adoración a la mártir cristiana del siglo VIII, mientras las banderas se arrastran por el suelo en señal de pleitesía y los danzantes ejecutan sus mudanzas. Después, cada pueblo come por los alrededores en su “mata” un lugar fijo y tradicional de cada lugar y durante la sobremesa los danzantes ofrecen otra actuación a los asistentes durante la cual, el mayoral realiza los llamados “brindis”. Estos al modo de dichos o motadas, debían servir antiguamente para comunicar a los asistentes novedades o noticias de los vecinos del valle así, el que quería que le “pregonaran” algo, daba una propina al mayoral que debía recitar el dicho y tras el cual desea a las personas de esa casa, mucha felicidad. La cantidad total recogida durante los brindis, irá destinada para sufragar el coste de la fiesta. Tras esto se reorganiza la procesión de vuelta a Yebra mientras las campanas tocas “a bando” En este video ofrecemos el trayecto entre la pradera del sobre puerto y la llegada a la ermita.

 

Es también la patrona de la ciudad de Jaca, visible desde la pradera de Santa Orosia y que dista a unos 20 kilómetros de allí, en el fondo del valle donde también se aprecia el monte Oroel. En la vieja capital del reino de Aragón también se procesiona la arqueta con las reliquias de la mártir y participan los danzantes  acompañados, igual que en la romería por instrumentos de origen medieval como son el chiflo, una flauta alargada con un solo agujero lateral, recubierta con piel de serpiente y el chicotén o salterio, un instrumento de percusión rectangular, de madera con orificio en su parte inferior y tensado con cuerdas, haciendo sonar las mismas con una baqueta que impacta sobre los trastes que están sobre el orificio, también participan en esta fiesta romeros y cruces procesionales. En la localidad zaragozana de Las Cuerlas, muy cerca de Tarazona se conserva un reliquia de la mártir que está en el altar mayor de su iglesia, también hay romería en la cincovillesa de Farasdués. Más al sur, en la localidad turolense de Calamocha, el barrio de Santa Orosia también celebra sus fiestas en ese día y hasta no hace mucho, muchas mujeres en Aragón, recibían el nombre de Orosia.

 

Sobre la romería

http://www.patrimonioculturaldearagon.es/bienes-culturales/romeria-de-santa-orosia-yebra-de-basa#:~:text=La%20romer%C3%ADa%20se%20celebra%20el,el%20sacerdote%20y%20los%20danzantes


Sobre Santa Orosia:

Fray Roque Alberto Faci, Aragón sangre de Cristo y dote de María Santísima

https://books.google.es/books?id=8ERFrYv9VAIC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r#v=onepage&q&f=false

Adell, José Antonio & Celedonio García. Fiestas y Tradiciones aragonesas: el ciclo anual. “día 25 de junio Santa Orosia”, Editorial Pirineo. Huesca 2019 (págs. 283 – 87).








No hay comentarios:

Publicar un comentario

José Ángel Zalba, Manzanete y el Puente ancho

Cuando yo era crío, en mi pueblo y muy cerca de mi casa vivía un personaje de pasado oscuro al que todas llamábamos “Manzanete”. Era el terr...